Para poder explicar los factores que van a influir en el correcto desarrollo del comportamiento de nuestro perro, es conveniente analizar cuáles son las etapas de su desarrollo, esto nos ayudará a comprenderlo mejor.

Etapas del Desarrollo del perro:

  • Prenatal: Desde la fecundación hasta el nacimiento.
  • Neonatal: Desde el nacimiento hasta las 2 semanas.
  • Transición: De las 2 a las 3 semanas.
  • Socialización: De las 3 a las 12 semanas.
  • Juvenil: De 3 a 8 meses.
  • Adulta: De 8 a 12 meses.
  • Madurez: De 1 a 2 años.

cachorros comiendo

Desde incluso antes de nacer, ya existen estímulos que intervienen en el desarrollo del futuro cachorro, en esta etapa laEtapa Prenatal, uno de los factores a tener en cuenta es el estado de estrés al que se somete a la madre, pudiendo afectar al cachorro después del nacimiento con algún problema de comportamiento como hiperactividad o reduciéndose su capacidad de aprendizaje.

Cuando el cachorro nace, en la Etapa Neonatal, ya está expuesto directamente a los estímulos del ambiente pese a nacer con los sentidos de la vista y oído sin desarrollar. Es el sentido del olfato el que ayuda al cachorro en esta etapa a crear vínculos con la madre, imprescindible para su correcto desarrollo y también con los humanos. Debemos conseguir un equilibrio entre el estrés y la manipulación del cachorro, por ello y con objeto de sentar las bases de una correcta relación con los humanos, recomendamos tener contacto con el cachorro pese a someter a la madre y a los cachorros de la camada a ciertos niveles de estrés. En este periodo también es importante respetar los tiempos de sueño de los cachorros y que no pasen hambre o frío, de esta circunstancia nos daremos cuenta rápidamente porque los cachorros no pararan de llorar hasta que esta situación se restablezca.

Nos encontramos con la etapa más breve, la Etapa de Transición, este es uno de los momentos menos adecuados para separar a los cachorros de su madre. En este periodo se produce una rápida maduración motora y de los sentidos, por eso en algunos textos lo encontraremos denominado como “Fase del Despertar”. En este momento, el cachorro empieza a explorar las inmediaciones del nido y si le dejamos el suficiente espacio, intentará hacer las deposiciones fuera de éste. Aquí se empieza a fraguar la famosa tarea: ¿Cómo conseguir que el cachorro no haga las deposiciones dentro casa?

Con todo esto llegamos a la etapa más importante, la Etapa de Socialización, se suele decir que en este periodo el cachorro tiene la ventana a nuevas experiencias abierta completamente y si no la aprovechamos lo suficiente perderemos esta oportunidad ya que se irá cerrando paulatinamente. Por eso, debe comenzar una carrera por dar a nuestro cachorro todas las experiencias posibles.

Aquí nos surge otra pregunta: ¿Cuándo es la edad apropiada para llevar al cachorro a casa? La respuesta es diferente, en función del criadero en el que escojamos el cachorro. Aclaremos esta respuesta; partiendo de la base de que no debería ser nunca antes de la 6ª semana de vida, si el criador está haciendo las cosas de forma apropiada (teniendo al cachorro con la madre y los hermanos de camada y le está mostrando estímulos como, niños, bebes, adultos, perros, otros animales, ruidos, luces, sonido de música, televisión, ruidos de coches, objetos variados, diferentes texturas para pisar, etc.) no deberíamos tener ninguna prisa en llevarnos al cachorro, de hecho seguramente esta socializándole mejor de lo que podríamos hacerlo nosotros. Los ultimos estudios en este sentido nos advierten que hay un periodo crítico entre la 8ª y la 10ª semana, en el que si nuestro cachorro tiene experiencias traumaticas, es más dificil que las pueda gestionar correctamente, pudiendo ocasionarle problemas de comportamiento relacionados con el miedo. En cambio, si sacamos al cachorro de un criadero o tienda en el que está metido en un recinto reducido sin salir y sin tener ningún tipo de experiencia, además de sacarle lo antes posible, debemos tener en cuenta que probablemente nos toque mucho más trabajo del debido para socializarle y que el tiempo juega en nuestra contra (solo tenemos hasta los tres meses de edad para que empiece a predominar el miedo sobre la curiosidad en el cachorro). En algunos libros podemos encontrar que el periodo de socialización acaba a los cuatro meses, esto nos ayudaría teniendo un poco más de tiempo para proporcionarle experiencias, pero si contamos con estudios científicos que sitúan este periodo entre la tercera semana de vida y la doceava, ¿Por qué arriesgarnos? ¿No será mejor asegurarnos dando al cachorro todas las experiencias posibles antes del tercer mes?

Llega el momento de hablar de otra pregunta típica: ¿Con qué edad puedo sacar al cachorro a la calle? La respuesta en este caso sería cuanto antes. Siempre se recomienda tener en cuenta los periodos de vacunación, por ello tenemos que llegar a un acuerdo con el veterinario y encontrar un equilibrio entre la salud física y la salud mental de nuestro perro. Sin entrar en detalles estadísticos, podemos decir sin riesgo de equivocarnos demasiado que actualmente mueren tantos perros sacrificados por problemas de comportamiento, como por enfermedades cuando son cachorros. Debemos dejarnos asesorar por nuestro veterinario, el nos dirá los lugares de mayor riesgo que debemos de evitar, como por ejemplo lugares en los que podamos encontrar perros que no estén controlados sanitariamente, deposiciones de otros perros o gatos, etc. Pero en general, debemos intentar sacar al cachorro a la calle aunque sea en nuestros brazos y buscar oportunidades para presentárselo a todos los vecinos y familiares posibles. Y para los que todavía creen que el cachorro en casa está a salvo de todo: recuerden esterilizar todo su cuerpo incluyendo ropa y calzado antes de tener contacto con su cachorro, si vienen de la calle y mucho más si han acariciado a otro perro.

Hay una frase muy acertada de un especialista en comportamiento animal, que nos ayuda a comprender la importancia de este periodo: “La socialización es la vacuna de los problemas de comportamiento”.

En la siguiente etapa, la Etapa Juvenil, debemos seguir reforzando todo el trabajo hecho en la etapa anterior y si hemos comprobado que nuestro cachorro tiene especial dificultad con alguna situación, debemos hacer más hincapié en este aspecto, de lo contrario se podría consolidar como un problema de comportamiento.

La Etapa Adulta puede ser un periodo de cierta incertidumbre para el dueño, al coincidir con la madurez sexual, podemos observar en nuestro perro comportamientos que no habíamos visto anteriormente. Un perro no cambia de la noche a la mañana, pero comportamientos como empezar a levantar la pata para orinar (a veces en lugares que no son adecuados), marcaje de orina en hembras, movimientos copulatorios, muestras de tensión en la relación con otros perros… pueden ser realmente desconcertantes.

Por último, encontramos la Etapa de Madurez, aquí seguiremos reforzando el trabajo iniciado al principio de la vida del perro respecto a su obediencia y educación, para estar prevenidos ante las muestras de tensión que tomaran su máxima expresión.

Si hemos conseguido llegar hasta los dos años vida de nuestro perro teniendo en cuenta todas la recomendaciones, ¡Enhorabuena y sigan disfrutando de su compañero por lo menos otros diez años más!

Enrique Solís Álvarez
Director Técnico y Adiestrador de LealCan

banner-lealcan-articulos3646 444 555 – info@lealcan.com

lealcan.com

Artículos relacionados:

perro con una camiseta puesta y con una medalla colgada del cuello, en brazos de una corredora de canicross y mirándose a los ojos

Vínculo Vínculo, en el sentido estricto de la palabra, significa “una unión o atadura de una persona o cosa a otra”. Si se apodera de nosotros la curiosidad y rebuscamos un poco más arriba en el diccionario podemos leer qué significa vincular, definido como“someter la suerte o el comportamiento de alguien o de algo a los de otra persona o cosa”.

Border Collie de pie entre hierva alta mirando muy fijamente hacia la cámara

Sensibilidades Todos los seres vivos somos sensibles. Esta afirmación, aunque a priori puede ser discutida o pretenciosa, dependiendo del ser vivo del que hablemos, para el caso que nos ocupa, se hace muy importante y muy a tener en cuenta en la vida diaria de nuestro perro

tres cachorros mirando de frente en una imagen con tonos en color sepia

Recibir al cachorro Lo primero que debemos intentar es conseguir una buena acogida en su nueva casa, por lo que los primeros días son muy importantes para que el cachorro se encuentre a gusto entre nosotros…

Ansiedad por separación en perros LealCan Adiestramiento canino

Ansiedad por separación La ansiedad por separación es un problema de comportamientobastante frecuente hoy en día en muchos perros, numerosos estudios indican que afecta a un 15% de la población canina. Este dato se comprende mejor sabiendo que los antecesores de los perros pasab…

banner-lealcan-articulos3646 444 555 – info@lealcan.com

lealcan.com