Cómo recibir a un cachorro

Lo primero que debemos conseguir es una buena acogida en su nueva casa. Los primeros días son muy importantes para que el cachorro se encuentre a gusto entre nosotros. Aunque la educación es importante, no debemos obsesionarnos, regañando al cachorro por todo nada más llegar a un lugar que él no conoce, lejos de su madre y hermanos.

Sería aconsejable tener preparado el material necesario para la llegada del cachorro: un lugar cómodo en el que el cachorro pueda descansar para que lo asocie con relajarse y dormir, la comida que le vamos a dar, dos recipientes (uno para el agua y otro para la comida), un arnés del tamaño del perro, una correa, algún juguete…

Los primeros días de estancia en casa, solemos recomendar que el cachorro duerma en el lugar donde lo va a hacer definitivamente. No siempre es la fórmula adecuada, ya que cada cachorro es un mundo emocional, pero sí tenemos que elegir bien esta ubicación para no crearle un problema nada más llegar. Pasar de estar durmiendo con su madre y hermanos de camada a dormir, por ejemplo, en un lugar desconocido donde existan ruidos fuertes como calderas, generadores, lavadoras o lejos que todo contacto con nosotros, es ya una posible fuente de estrés en el cachorro.

cachorros de golden retriever en una canasta

Estas circunstancias no facilitan nada la correcta acogida en su nuevo hogar y sin querer, conseguiremos que se sienta desamparado. Recordemos que lo que tranquiliza a un cachorro es nuestra presencia y nuestro contacto por lo que necesitamos que poco a poco gane en confianza y conocimiento de su nuevo entorno para que finalmente pueda llegar a descansar en el lugar definitivo que hayamos escogido para él (aunque lo ideal, en un principio, es que duerma cerca de nosotros).

Si le separamos antes de tiempo de la madre y hermanos de camada (periodo inadecuado entre la 8ª y 10ª semana de vida) y le dejamos en un lugar alejado de nosotros desde el primer día que llega a casa, sin atender a sus demandas, podremos estar fraguando problemas de comportamiento debido a esas experiencias traumáticas. Incluso el famoso consejo de ponerle un reloj o radio por la noche en algunos cachorros funciona de manera contraria, no dejándoles descansar de forma apropiada. Naturalmente esto debemos adaptarlo a nuestras necesidades y sobre todo al comportamiento del cachorro.

También podemos acostumbrarle a un transportan para perros. Esto nos puede ser muy útil a la hora de viajar, tanto si le llevamos en nuestro coche como si viaja en avión. De esta manera tendremos un lugar en el que nuestro perro se sienta a gusto y tranquilo y así a cualquier sitio donde llevemos su transportín, le tendremos controlado y tranquilo, evitando por ejemplo, que destroce objetos no deseados o que viaje de forma descontrolada en el coche pasándose de un asiento a otro con el peligro que esto conlleva. No es obligatorio tenerlo, pero si decidimos adquirir uno, es importante enseñarle de manera progresiva yendo de menos a más en el tiempo y alternando mucho sesiones cortas con otras un poquito más largas.

No es necesario esperar a una edad determinada para empezar a educar al cachorro. Desde el primer día que llega a casa lo hacemos a través de nuestra comunicación, Educar al cachorro” para nosotros parte de unas premisas básicas mucho más importantes que el mero hecho de enseñarle a sentarse, tumbarse o similar: evitar estar continuamente castigándole con el “NO” por todo lo que hace, dejarle explorar la casa, proporcionarle lugares adecuados de descanso y no molestarle mientras lo hace, comunicarnos con él de una forma adecuada, con cariño y a través del juego y de líneas de adiestramiento en positivo, atender a todas sus necesidades pero sin agobiarle el cachorro necesitará su espacio y descansar mucho, la educación la haremos de forma progresiva, proporcionarle el contacto directo con nosotros que necesita, fomentar buenos hábitos de eliminación desde el principio, proveerle de juguetes apropiados, horario regular de comidas para conseguir controlar sus deposiciones, etc.

Una de las cosas más importantes que debemos hacer para que nuestro cachorro crezca equilibrado es desarrollar una buena socialización. Para ello debemos intentar proporcionarle interacciones con personas, niños, animales, ruidos, etc. Todas las situaciones que experimente serán determinantes para su desarrollo social y cognitivo, haciéndolo siempre de manera progresiva y sin que corra ningún peligro. Tan malo es la falta de estimulación en esta etapa como la sobre estimulación. Pondremos un ejemplo: muchos perros sufren un miedo pavoroso por un simple paraguas o al escuchar el sonido del cierre de una tienda, o al camión de la basura. Si en la etapa de socialización le acostumbramos a vivir estas situaciones de forma adecuada a su edad y progresivamente, no tendremos nada de qué preocuparnos. Las primeras interacciones que tenga, marcaran la relación futura, es preferible pocas interacciones pero agradables sobre todo las primeras, que muchas en las que algunas de ellas no lo sean. Si nuestro perro tiene una buena primera experiencia con un gato cuando es cachorro, tendremos muchas probabilidades de que la relación con gatos sea buena, pero si tenemos una primera mala experiencia, el resto de interacciones nos costarán mucho más y habrá que reconducir la situación, controlemos nosotros esas interacciones y no lo dejemos en manos de la suerte. Dar tiempos de descanso después de una estimulación de este tipo es fundamental ya que, si lo exponemos de manera diaria a estos estímulos que en principio le dan miedo, corremos el peligros riesgo de sobre estimular e hipersensibilizarle a ellos. 

Estamos hablando de los primeros tres meses de vida del cachorro y este periodo es muy importante, por lo que si lo hemos adquirido correctamente (a partir de las 10 semanas), tenemos poco tiempo para completarlo de manera adecuada. Aquí entran en juego dos elementos básicos que nos van a ayudar en su educación: el criador y el veterinario. El criador para que la primera parte de esa etapa haya sido la adecuada junto a la madre y sus hermanos de camada,  procurando tener contacto con él para que se acostumbre a la presencia y al contacto humano. Por otro lado el veterinario nos ayudará a compaginar esta parte tan compleja del desarrollo en la que hay que tener en cuenta el bienestar físico y psíquico del cachorro, nos indicará cual es la secuencia correcta de vacunas y los sitios de menos riesgo para poder desarrollar correctamente la socialización.

No queremos decir que a partir de los tres meses no sea importante su aprendizaje y socialización con el mundo que le rodea, sino que lo que se quede marcado en el cachorro durante este tiempo nos va a facilitar o dificultar su educación. En algunos libros podemos encontrar que el periodo de socialización acaba a los cuatro meses, esto nos ayudaría teniendo un poco más de tiempo para proporcionar experiencias. Pero si hay estudios científicos que sitúan este periodo entre la tercera semana y la duodécima, ¿no será mejor asegurarnos dando al cachorro experiencias adecuadas antes del tercer mes?

Por último y debido a esto, tendremos en cuenta que si adquirimos un cachorro pasado este tiempo, hay que buscar que haya sido criado en las mejores condiciones posibles o si lo adquirimos en una protectora, no sólo buscar el perro que nos agrade físicamente, si no que debemos tener toda la información posible para saber si es un perro sociable y equilibrado o por el contrario necesitará tiempo y paciencia por tener algún problema de comportamiento, así evitaremos devoluciones y/o abandonos.

Enrique Solís Álvarez
Director Técnico y Adiestrador de LealCan

 

banner-lealcan-articulos3646 444 555 – info@lealcan.com

lealcan.com


Artículos relacionados:

cachorro de bulldog francés negro y blanco mirando a la cámara con la orejas levantadas

Pre-Adiestramiento de cachorros Tras varios años de experiencia en adiestramiento a domicilio y modificación de conducta, nos dimos cuenta de que la mayoría de problemas con los que nos encontrábamos, podían haberse prevenido con una socialización adecuada

golden retriever grande olfateando a un westie cachorro con la imagen en color sepia

La decisión de comprar un cachorro o adoptar un perro adulto Mucha gente todavía cree que los perros adultos que llevan mucho tiempo esperando a ser adoptado en los refugios son perros de ‘menor calidad’ o de ‘segunda mano’, que tienen trastornos incorregibles y que adoptarlos seria un sacrificio por parte del adopt…

siete cachorros de labrador comiendo en un cuenco cada uno todos en linea, con su madre detrás mirando

Factores que influyen comportamiento de nuestro perro Para poder explicar los factores que van a influir en el correcto desarrollo del comportamiento de nuestro perro, es conveniente analizar cuáles son lasetapas de su desarrollo, esto nos ayudará a comprenderlo mejor…

cachorro gris mirando fijamente a la cámara con los ojos muy claritos y con una pelota roja entre las patas

Elección del cachorro La selección de un buen perro es complicada, ninguna prueba es fiable al cien por cien, ya que estamos tratando con animales y no con máquinas y su comportamiento se va modificando por las interacciones con el entorno…