Alimentación y cuidados de los perros

Es importante ponerse en manos de profesionales cuando nos referimos a la salud y el bienestar de nuestro perro.

Tengamos en cuenta que no todos tenemos las mismas necesidades alimenticias o deportivas, con nuestra mascota sucede exactamente igual. Creemos que sólo con ir a la clínica y comprar un buen pienso lo tenemos todo resuelto, está claro que es el primer paso a la hora de cuidar su alimentación, pero también conviene que nos informemos sobre el contenido alimenticio del pienso vamos a comprar.

Un perro que hace ejercicio habitualmente tendrá unas necesidades proteicas superiores a las de un perro sedentario. También debemos preocuparnos por la cantidad de comida que ingiere en cada toma y cuanto tiempo transcurre entre una y otra.

Perro terrier comiendo pienso con el cuenco rebosando y cayéndose la comida por el suelo
Perro relamiéndose con los ojos cerrados
tres cachorros comiendo de un cuenco de pienso y uno de ellos relamiendose

Un perro que tenga un aporte fuerte de calorías y proteínas que no haga ejercicio, no sólo tendrá facilidad para engordar, sino que intentará quemar ese aporte extra de energía en casa y parecerá un perro hiperactivo.

Si tenemos tiempo y nos gusta cocinar, podemos proporcionarle a nuestro perro, la cantidad necesaria de nutrientes, comenzando a prepararle alimentación BARF o ACBA, la siglas en ingles son Bones and Raw Food (Huesos y comida cruda) o Biologically Appropriate Raw Food (alimentos crudos biológicamente apropiados). Es una dieta a base de alimentos crudos que elimina los alimentos balanceados. Si nos decidimos por este tipo de alimentación, debemos conocer bien que tipo de alimentos son los adecuados y en que cantidades.

Lo mismo nos pasará al comprobar como nuestro perro deportista se agota por esa falta de aporte energético. Tenemos que acostumbrarnos a hacer tres paseos diarios, aunque a todos nos cuesta sacar tiempo para ello, a la larga nuestro perro y nosotros mismos lo agradeceremos.

A los que nos gusta el deporte se nos ocurren diversas formas de hacer ejercicio con nuestro compañero, sacarle con nosotros a hacer canicross, llevarle cuando salimos a montar en bicicleta (por supuesto, previo aprendizaje), etc. Si no nos gusta el ejercicio demasiado o no podemos realizarlo, podemos acostumbrar a nuestro amigo a jugar con la pelota o recoger el frisbee, teniendo en cuenta no sobreestimularle. Es uno de los ejercicios más adecuados que puede hacer, primero porque lo realiza con nosotros y así estrecha los lazos de amistad ayudándonos a crear un fuerte vinculo. Segundo porque nos ayuda a practicar ejercicios de obediencia necesarios para la convivencia como: acudir a la llamada, entregarnos objetos, soltar a la orden, etc. Y tercero porque de esta manera nosotros no nos movemos y él realiza todo el ejercicio que necesita (seguro que es una de las pocas formas para poder cansarle antes que a nosotros). No obstante, es muy importante conseguir regular la excitación que le produce, ya que esta actividad se puede volver en nuestra contra si es el único ejercicio que realizamos y acabamos tirándole la pelota 50 veces a nuestro perro, en algunos lugares se esta acuñando el termino “Yonki Ball” que define la obsesión que les puede llegar a producir. Para regular esta excitación, recomendamos practicar estimulación olfativa que nos ayudara a mantener un buen equilibrio entre la actividad física y mental.

beagle cachorro corriendo con pelota roja en la boca
golden retriever corriendo en el parque

Antes de nada, hay que tener algunas precauciones, debemos adecuar el ejercicio a nuestro perro evitando por ejemplo las horas de más calor en verano y llevándole al veterinario para descartar cualquier problema físico. Además, el ejercicio de tirar un objeto y que lo recoja, si no se le ha enseñado correctamente y no lo devuelve, sino que se lo lleva y mordisquea o no responde a la llamada cuando lo tiene en la boca, puede ser negativo para nuestra relación, ya que produciría el efecto contrario al deseado.

También debemos hacer los ejercicios progresivamente, no debemos poner a un perro a correr mucho tiempo si ha llevado una vida sedentaria, no podemos cambiar los hábitos de repente. Hemos dedicado especial atención a la alimentación y al ejercicio, pero no hay que olvidar que no sólo debemos llevar a nuestro perro al veterinario por urgencia, debemos seguir sus indicaciones tanto con las vacunas como en la higiene corporal: dentición, oídos, uñas, en la desparasitación interna y externa, etc.

Por ultimó solo nos queda aconsejaros que disfrutéis de vuestro compañero todo lo que podáis.

Enrique Solís Álvarez
Director Técnico y Adiestrador de LealCan

banner-lealcan-articulos3646 444 555 – info@lealcan.com

lealcan.com

 

Artículos relacionados:

Labrador color chocolate sentado de espalda con arnés de paseo

¿Por qué un arnés y no un collar? Siempre recomiendo arneses, nunca collares, y para todos los perros y eso por varios motivos: La tráquea es una parte del cuello muy sensible. Un collar, aunque sea ancho y suave, ejerce una presión fuerte sobre la tráquea…

Perro rascándose con la pata trasera en la calle

Síntomas de alergia en los perros (John Dow). Los perros reaccionan ante las alergias de manera distinta a como lo hacen los humanos. Los síntomas de alergia en los perrossuelen ser picor y otros problemas relacionados con la piel…

Ansiedad por separación en perros LealCan Adiestramiento canino

Ansiedad por separación La ansiedad por separación es un problema de comportamientobastante frecuente hoy en día en muchos perros, numerosos estudios indican que afecta a un 15% de la población canina. Este dato se comprende mejor sabiendo que los antecesores de los perros pasab…

foto en blanco y negro de un niño pequeño y un cachorro de shar pei mirando a la cámara

Niños y perros Una de las preguntas más frecuentes de los futuros padres es cómo introducir un nuevo bebé en un hogar en el que reside un perro