Cómo elegir un cachorro

La selección de un buen perro es complicada, ninguna prueba es fiable al cien por cien, ya que estamos tratando con animales y no con máquinas y su comportamiento se va modificando por las interacciones con el entorno. Un dato significativo es que el 40% de los perros que se crían para trabajo con personas invidentes, no llega a completar su entrenamiento por no servir para esta función, a pesar de estar criados específicamente para ello. Sin embargo, existen varias pruebas que nos pueden ayudar a escoger al más adecuado. Aunque es una prueba muy antigua, el Test de Campbell nos dio hace años unas pautas a seguir para ver las respuestas de los cachorros en determinadas situaciones, los especialistas adaptamos estas pruebas según nuestro criterio. Nosotros por ejemplo desechamos las pruebas de Obligación, la de Dignidad, por supuesto la de Dominancia social, ya que pueden provocar miedos en los cachorros. A continuación les explicamos el Test de Campbell y una posible adaptación para las pruebas inadecuadas.

5 cachorros, 4 de ellos metidos en una cesta de mimbre3 cachorros de beagle mirando para su derecha

Test de Campbell

Se realiza entre la sexta y séptima semana de vida del cachorro, se utiliza para aproximarnos al carácter que puede tener el perro, aunque realmente sólo podemos realizarlo para descartar perros que puedan tener problemas graves en un futuro, como por ejemplo perros demasiado dominantes, excesivamente tímidos,…

Es conveniente que sea realizado por un desconocido para el cachorro, de forma individual, en un lugar nuevo y sin distracciones. De esta manera, nos aseguramos que los resultados no sean erróneos por haber practicado los ejercicios con anterioridad. A continuación detallamos el Test de Campbell completo con observaciones en negrita:

 

Atracción social:

Se coloca al perro en el centro del recinto y la persona que realiza el test, se aleja unos pasos en sentido contrario a la entrada. Después se arrodilla y llama al cachorro. (Esta prueba sí puede ser adecuada)

Respuesta:

1- El animal viene enseguida, con el rabo levantado y dando saltitos.

2- Viene sin dificultad con la cola alta.

3- Viene sin dificultad pero con la cola baja.

4- Viene titubeando.

5- No viene.

Seguir al amo:

La persona se sitúa al lado del cachorro y comienza a caminar asegurándose de que el cachorro se da cuenta. (Esta prueba sí puede ser adecuada)

Respuesta:

1- Sigue sin dificultad con la cola levantada y mordisqueando los pies.

2- Sigue sin dificultad con la cola levantada.

3- Sigue fácilmente con la cola abajo.

4- Sigue titubeando con la cola abajo.

5- No sigue o se aleja hacia otro lugar.

Obligación:

Colocar al cachorro boca arriba y mantenerlo así durante 30 segundos sujetándole por el pecho. (Esta prueba es totalmente inadecuada porque le puede provocar miedo al cachorro y desde luego la respuesta no es fiable ya que estamos poniendo al cachorro en una situación muy desagradable en la que su reacción es impredecible y podemos llegar a descartar un cachorro que sea adecuado para nosotros. En lugar de esta prueba podemos ver por ejemplo su reacción ante el lanzamiento de una bola de papel; la coge y se la lleva, se queda mordisqueándola, la coge y nos la trae o la ignora por completo)

Respuesta:

1- Lucha vigorosamente se debate y muerde.

2- Lucha vigorosamente.

3- Se debate y luego se queda quieto.

4- No se mueve, lame las manos.

Dominancia social:

La persona se arrodilla al lado del cachorro le golpea suavemente al cráneo y baja la mano por la columna y le acaricia a contrapelo el dorso. (Ni que decir tiene que no hace falta golpear al cachorro de ninguna forma para poder ver si es adecuado para nosotros o no, lo podemos sustituir por jugar con él con nuestras manos y analizar sus reacciones)

Respuesta:

1- Salta, da patadas, muerde y gruñe.

2- Salta, da con las patas.

3- Se retuerce, lame las manos.

4- Se vuelve boca arriba y lame las manos.

5- Se aleja y no vuelve.

Dignidad:

La persona coloca las manos entrecruzadas bajo el tórax del cachorro y levantar al animal de forma que sus patas no toquen el suelo. Se mantiene en esta posición durante 30 segundos. (Esta prueba la podemos sustituir por coger al cachorro entre nuestros brazos, que es lo primero que haremos cuando confirmemos nuestra elección y nos lo llevemos a casa) Respuesta:

1- Se debate enérgicamente, gruñe, muerde.

2- Se debate mucho.

3- Se debate, se calma y lame las manos.

4- No se mueve y lame las manos.

ANÁLISIS DE LOS RESULTADOS

A partir de las respuestas se establecen cinco categorías de cachorros: (Las definiciones de Dominante o sumiso que se utilizan en los test, pueden ser confusas, ya que no todos los educadores caninos las utilizamos de la misma forma y pueden dar lugar a interpretaciones erróneas de los resultados)

Dominante agresivo. Tiene dos A y alguna B. Son cachorros muy dominantes que en determinadas circunstancias y en manos inexpertas pueden ser peligrosos. No son adecuados para el trato con niños. En manos de un buen adiestrador suelen ser los mejores animales para el trabajo.

Dominante. Tres o más C. Esta categoría de cachorros resultan los mejores perros de compañía e ideales para convivir con niños.

Sumiso. Dos o más D con alguna E. Son perros sensibles y poco aptos para el trabajo. En algunos casos pueden morder por miedo, aunque normalmente son buenos perros de compañía.

Independiente. Dos o más E. Son perros independientes y difíciles de adiestrar. No son buenos para la convivencia en un hogar.

Existen animales que a la vista de los resultados, pueden no ajustarse claramente a las categorías descritas, en estos casos puede ser necesario repetir el test. Lo más importante es acudir a buenos profesionales tanto por elegir un criador de confianza que nos pueda asesorar para encontrar al cachorro más adecuado para nosotros, como por buscar un buen educador canino que nos ayude con la interpretación de los resultados del test y nos asesore en cuanto la educación del cachorro. Recordar que en muchas ocasiones el cachorro es el que nos elige a nosotros y solemos quedarnos (basandonos en nuestra intuición) con el que más se acerca a nosotros y nos deja manipularle, en definitiva el que nos transmite mejores sensaciones para llevarle a nuestro hogar.

Lo que buscamos son perros equilibrados, por ello es conveniente realizar una segunda prueba, cuando el perro tiene aproximadamente un año, así podremos encontrar los que puedan ser destinados a distintas modalidades de trabajo.

 

Análisis de Liakhof

Pasados unos meses se realiza esta prueba, más completa que la anterior, ya que el perro ha crecido, pasando por diversas experiencias que han ido forjando su carácter, lo ideal es criarlo en la familia con la que va a vivir y le puedan conocer, proporcionándole nociones básicas de educación. Podemos averiguar si el individuo que estamos evaluando, es apto para trabajar en alguna modalidad de entrenamiento más especifico. Los aspectos que se evalúan, hacen referencia a:

Sensibilidad

1- Sensibilidad mental: se evalúa al perro en diversas situaciones o entornos, para ver como reacciona.

2- Sensibilidad corporal: comportamiento del perro ante el contacto de personas, animales, objetos,…

3- Sensibilidad auditiva: valorar la reacción ante diversos ruidos.

Estas pruebas nos servirán para encontrar perros con sensibilidades medias, es decir, perros equilibrados. Aunque normalmente se realizan para encontrar perros que van a realizar labores determinadas, nos sirven también para encontrar un perro adecuado de compañía.

Agresividad:

en este punto, como es lógico, el perro no debe dar muestras de ningún tipo de agresividad (animal, posesiva, protectiva,… )

Dominancia y sumisión:

necesitamos perros que sean de dominancia y sumisión medias. Ni excesivamente sumisos, que descienda el nivel de trabajo ante una orden más fuerte de lo normal; ni demasiado dominantes, que les lleve a ser tercos en el aprendizaje.

Voluntad de complacer:

buscamos perros con una gran capacidad de aprendizaje y ganas de agradar.

Adaptabilidad:

necesitamos un perro que pueda cambiar de ambiente, sin cambiar su forma de trabajo y acomodarse en el menor tiempo posible a nuevos entornos.

Concentración:

el perro debe ser capaz de centrar su atención en el adiestrador para tener un buen aprendizaje del trabajo que va a realizar.

Capacidad de desplazamiento:

el animal debe ser capaz de no distraerse en exceso ante estímulos externos durante el adiestramiento.

Miedos:

existen diferentes tipos de miedo, por desconfianza, a distintos sonidos, por nervios o estrés. Si observamos algún comportamiento de este tipo, no lo podremos utilizar para ningún entrenamiento especifico.

Para modalidades de competición en las que existan pruebas de guarda y defensa, los requisitos varían hacia perros con un marcado carácter, pero sin dejar de lado el equilibrio en el perro.

Enrique Solís Álvarez
Director Técnico y Adiestrador de LealCan

 

banner-lealcan-articulos3646 444 555 – info@lealcan.com

lealcan.com

 

Artículos relacionados:

cachorro de bulldog francés negro y blanco mirando a la cámara con la orejas levantadas

Pre-Adiestramiento de cachorros Tras varios años de experiencia en adiestramiento a domicilio y modificación de conducta, nos dimos cuenta de que la mayoría de problemas con los que nos encontrábamos, podían haberse prevenido con una socialización adecuada

golden retriever grande olfateando a un westie cachorro con la imagen en color sepia

La decisión de comprar un cachorro o adoptar un perro adulto Mucha gente todavía cree que los perros adultos que llevan mucho tiempo esperando a ser adoptado en los refugios son perros de ‘menor calidad’ o de ‘segunda mano’, que tienen trastornos incorregibles y que adoptarlos seria un sacrificio por parte del adopt…

siete cachorros de labrador comiendo en un cuenco cada uno todos en linea, con su madre detrás mirando

Factores que influyen comportamiento de nuestro perro Para poder explicar los factores que van a influir en el correcto desarrollo del comportamiento de nuestro perro, es conveniente analizar cuáles son lasetapas de su desarrollo, esto nos ayudará a comprenderlo mejor…

tres cachorros mirando de frente en una imagen con tonos en color sepia

Recibir al cachorro Lo primero que debemos intentar es conseguir una buena acogida en su nueva casa, por lo que los primeros días son muy importantes para que el cachorro se encuentre a gusto entre nosotros…