Habilidades de los perros: Olfato

Alcanzar un nivel de comprensión suficiente acerca del olfato canino, en un principio, es algo que puede escapar a nuestra imaginación.

Podemos conceptualizar vagamente que “los perros tienen una capacidad olfativa 100 veces superior a los seres humanos”amparándonos en la abundante cantidad de millones de neuroreceptores olfativos de los que los canes disponen, y así hacernos a la idea de lo fascinante que puede llegar a ser el mundo de los olores para ellos.

Con todo y con eso, a mí se me sigue haciendo muy difícil llegar a comprender qué “narices” es eso del olfato.

Dos perros oliendo el césped
Primer plano de hocico de perro viéndose muy grande la trufa

No obstante, enfocando éste tema desde una perspectiva conductual, se nos abre una ventana a un mundo lleno de posibilidades y, por qué no, de diversión.

Sin llegar a tener muy claras las implicaciones que el olfato supone para los perros, a través de años de estudio y observación podemos llegar a la conclusión de que la capacidad de los perros para discriminar olores es sencillamente impresionante si la comparamos con la nuestra, así como que resulta ser una necesidad, hasta el punto de que si les privamos de ella, pueden surgir formas desadaptativas de comunicarse con el medio.

Nadie dudaría ni por un instante que si me presentan a una persona que no conozco le daría la mano gustosamente. Y nadie dudaría tampoco que si le rechazo el saludo, la persona se ofendería y en futuros encuentros conmigo, su manera de interactuar cambiaría muy probablemente por otra más arisca.

De la misma manera, un perro que es privado de utilizar su olfato durante los paseos, es más que probable que acabe escogiendo maneras poco deseables de interactuar con los perros con los que se cruza y termine obsesionándose por avanzar y tirar de la correa para llegar a un destino inexistente.

Estoy estableciendo un paralelismo hipotético con la comunicación humana, y digo hipotético porque como afirmaba al principio de éste artículo, no tenemos ni idea de lo que el mundo olfativo puede suponer para un perro.

Pero lo que parece muy claro es que en un principio, la manera de la que un perro dispone para recabar información del ambiente, ya sea en su entorno conocido o en uno diferente, es el olfato.

Perro mojado olfateando arena de playa con el mar de fondo
cocker color marrón y blanco olfateando el césped

Aunque esto es algo que se repite muchas veces, creo que es necesario para todos los amantes de los perros, y sobre todo para los propios perros, divulgar éste tipo de información para concienciar a la gente de que esto es algo que tenemos que respetar necesariamente para alcanzar un nivel óptimo de convivencia inter-especies.

Y aunque sea obvio, no lo parece tanto cuando salimos a la calle y observamos a una gran cantidad de personas paseando a sus perros, poniendo un empeño tremendo en que sus compañeros no se acerquen a oler nada ni a nadie, y a los perros haciendo lo propio por deshacerse de sus correas.

Los límites a la hora de interactuar con otros seres vivos de nuestros perros los deberíamos poner los propietarios, pero eso sí, siempre con cabeza.

Mi perro y yo tenemos una norma de convivencia que, sin estar escrita, dice muy claro: “Existe libertad para oler lo que nos dé la gana en los paseos, así como existe libertad para pararse a saludar a un vecino; además, ambas cosas se pueden (y deben) dar a la vez”.

Dicho esto, la idea general que considero necesaria expresar es que debería dar igual que no entendamos a la perfección lo que el olfato significa, basta con que comprendamos que está ahí y que los perros necesitan de él constantemente.

Nuestros perros probablemente no acaben de comprender que haya personas que se acerquen tanto, tanto, que lleguen a abrazarse o a besarse, por ejemplo. Sin embargo es algo que está ahí y respetan. ¿A que nos molestaría si no lo hiciesen?

Hocico de perro muy de cerca
Perro oliendo una flor con los ojos cerrados

Conviene saber que el hecho de oler determinados estímulos ambientales puede resultar una actividad altamente reforzante para nuestros perros.

Sabiendo esto, sabemos también que es posible premiar a nuestros perros con oler algo que desean, aplicando el principio de Premack : “una actividad preferible refuerza la ejecución de una respuesta menos preferente si el acceso a la actividad preferida se hace contingente con respecto a la ejecución de la actividad menos preferida”.

Si bien es difícil construir habilidades utilizando olores como premio, sí que podemos afianzar determinados comportamientos, sobre todo aquellos que ocurren durante los paseos. Esto puede ser una vía de escape para situaciones imprevistas en las que, además, no llevamos premios a mano.

Por ejemplo, en mi caso particular, aunque mi perro no hace sus necesidades en casa, me parece más que justo premiarle cuando estamos en la calle y lo hace.

Por eso, como me he fijado en sus puntos de preferencia de olores en el recorrido habitual de paseo, cuando hace sus necesidades, rápidamente le incito a oler las ruedas de algunos coches, determinadas farolas, etc, que se que le resultan muy interesantes. ¿Suena absurdo? Pues más absurdo sería no hacerlo y negar a nuestro perro un rato de placer que no nos cuesta nada proporcionarle.

Aplicando los mismos métodos, mi perro también aprendió por ejemplo a girar, a subir y bajar montículos a la orden, etc.

Y tú, ¿sabes respetar las habilidades olfativas de tu perro?

Eduardo Polín – Educador Canino

banner-lealcan-articulos3646 444 555 – info@lealcan.com

lealcan.com

 

Artículos relacionados:

Perro detector de plomo entrenando con su guía buscando entre cables

LealCan y sus perros detectores de plomo. Únicos en el mundo. En LealCan adiestramos diferentesperros de trabajo, pero en esta ocasión queremos resaltar el espectacular trabajo y único en el mundo, que se hizo con dos perras adiestradas para detectar plomo en una empresa de reciclaje de material…

cachorro de labrador mirando un cuenco de comida y con bolas de pienso fuera

Alimentación y cuidados Es importante ponerse en manos de profesionales cuando nos referimos a la salud y el bienestar de nuestro perro

juguete Kong rojo de tamaño mediano con galletas de kong en el interior y fuera

¿Qué son los juguetes interactivos para perros?Los juguetes interactivos son actualmente una de las mejores herramientas con las que contamos para educar y desarrollar a nuestro perro. Se pueden utilizar también para otros animales como gatos y hurones…

siete cachorros de labrador comiendo en un cuenco cada uno todos en linea, con su madre detrás mirando

Factores que influyen comportamiento de nuestro perro Para poder explicar los factores que van a influir en el correcto desarrollo del comportamiento de nuestro perro, es conveniente analizar cuáles son lasetapas de su desarrollo, esto nos ayudará a comprenderlo mejor…