La Salud de los perros

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define la salud como un “estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades” (Constitución Mundial de la Salud, 45ª ed., Octubre 2006, página 1). Esta definición entró en vigor en 1948 y fue adoptada y firmada por los representantes de 61 Estados.

La salud social y la salud mental son partes esenciales e integrales de la SALUD. El derecho a la protección de la salud está reconocido en la Constitución Española y, por encima de ésta, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Todos queremos que nuestros perros se desarrollen y crezcan sanos y fuertes.

Imagen de perro levantando pesas con una gorra de fitnes

En cuanto al bienestar físico de nuestros perros podemos encontrarnos con diversas lesiones del aparato locomotor (Esguinces, luxaciones, fracturas), problemas en la piel (sarna, parásitos, alergias, etc.), enfermedades más graves como el moquillo, parvovirus, leishmaniosis, diabetes, cáncer y otras afecciones como la sordera, ceguera, parálisis y un largo etcétera. Veterinary PetInsurance (VPI) es la compañía de seguros para animales domésticos más importante de Estados Unidos. La VPI realizó en 2011 un análisis de una base de datos sobre 485.000 animales asegurados y los resultados mostraron los 10 principales motivos de consulta veterinaria en perros:

1. Enfermedad del tracto urinario

2. Gastritis

3. Insuficiencia renal crónica

4. Hipotiroidismo

5. Diabetes Mellitus

6. Enteritis/Diarrea

7. Alergia cutánea

8. Periodontitis/Enfermedad dental

9. Infecciones de oídos

10. Infección de vías respiratorias altas

Si atendemos a la salud mental podríamos nombrar diversos desórdenes neurológicos (epilepsias, mielopatía degenerativa, síndrome de disfunción cognitiva y otros) depresiones, cuadros ansiosos, miedos, estrés, problemas de atención-concentración, falta de control emocional, fobias y otros trastornos. Es importante señalar que podemos distinguir diversos tipos de problemas de ansiedad, depresión y muchos y muy diferentes miedos que presentan los perros. Y cada perro tiene su particular manera de afrontar estos problemas en relación con diversos factores como sus propias habilidades o las características de su entorno, entre otros.

El bienestar social en los perros hace referencia a la relación con sus congéneres y aquellas personas que rodean al animal, así como a otros individuos o animales y la comunicación que se establezca entre todos ellos. También se refiere este término de bienestar social a la relación que los perros hacen con su entorno que es tan particular como cada perro. Nuestros perros deberían tener sus propias actividades sociales con otros perros, tener amigos y amigas (caninos y humanos) y practicar alguna actividad deportiva (los hay para todos los gustos: Obediencia Clase Internacional, Agility, Canicross, Habilidades Caninas, Mantrailing…). Todas estas disciplinas deportivas y muchas otras pueden practicarse desde niveles más asociados al disfrute y bienestar hasta niveles de competición con un alto rendimiento, pasando por otros en los cuales existe un entrenamiento más intenso pero no se buscan resultados en competición. Cabe señalar que en ocasiones la práctica de estas modalidades deportivas resulta un complemento muy adecuado para algunos programas de modificación de conducta, siempre bajo la supervisión de un especialista en comportamiento. Los perros necesitan disfrutar de un merecido descanso y un buen hueso o una buena comida. Lamentablemente muchos perros no tienen la oportunidad de disfrutar de ninguno de estos menesteres.

Dos cuestiones a tener en consideración:

Si una de estas áreas no está cubierta o suficientemente atendida podríamos encontrarnos con problemas que, con una alta probabilidad, ejercerán un efecto en el resto de áreas. Por ejemplo: Si un perro ha perdido capacidad visual, a causa de la edad u otros factores, esto podría tener un efecto a nivel mental y volverse más inseguro, pudiendo llegar a mostrar comportamientos hostiles que nunca antes habían aparecido.

En segundo lugar debemos de tener en cuenta que diversas afecciones físicas pueden tener un origen no orgánico y, además, pueden tener efectos sobre el comportamiento. Por ejemplo: La caída del pelo en un perro podría deberse a una sarna, pero también la causa puede ser un particular cuadro de ansiedad. Tanto el diagnóstico como el tratamiento para cada uno de los casos diferirían notablemente. Y el especialista que lo tratase, también debería ser bien distinto.

Ahora bien: ¿A quién acudir si nuestro perro tiene alguna carencia en alguna de estas áreas: Física, mental y social?

Siguiendo con el ejemplo anterior no hay duda que si un perro tiene sarna el profesional más adecuado para tratarlo es un veterinario. Si es un caso de ansiedad no parece tan evidente. El perro podría mostrar un exceso de actividad, comportamientos destructivos dentro de casa o autolesionarse. Quizá jadee mucho durante el día y se muestre excitado continuamente en sus relaciones sociales, persiga sombras, coja piedras sin sentido aparente o se lama las patas hasta hacerse heridas. Todos los comportamientos anteriormente descritos parecen estar en relación con las áreas correspondientes al bienestar mental y social del perro.

Siguiendo el criterio y la lógica anteriores lo más adecuado es acudir a un profesional especialista en las áreas mental y/o social. En este campo existen muy buenos especialistas en comportamiento y técnicos en educación canina con formación relevante y experiencia demostrable. Son los educadores caninos los técnicos encargados de llevar la parte práctica, educar-adiestrar al perro en cuestión y dotar a los propietarios de las herramientas, habilidades, destrezas y aptitudes necesarias para poder educar a su perro durante el día a día.

Otro clásico debate es el que se genera en el momento de comenzar a sacar el cachorro a la calle. Algunos especialistas en salud aconsejan no sacar al cachorro a la calle, bajo casi ningún concepto, hasta que éste tenga todas sus vacunas principales al día. Por otro lado otros especialistas opinan que los cachorros, al tener un período crítico de socialización limitado en el tiempo, requieren de la exposición a un amplio abanico de estímulos y situaciones durante ese período, incluyendo relación con otros perros. No me cabe duda que ambas opiniones son compatibles, logrando ir a favor y en beneficio de nuestros perros. Otro tema sobre el que hay opiniones muy dispares entre los especialistas es el de la castración o esterilización. Todavía hoy existen defensores acérrimos de la castración, como si de un dogma de fe se tratase y generalidades como que un perro que se comporta de manera excitada se calma, como por arte de magia, después de la castración.

Por todas estas y otras cuestiones parece más que razonable tratar la salud de los perros desde una perspectiva más integradora y enriquecedora y con un enfoque inter-multidisciplinar. Aquí tienen cabida un gran número de profesionales: Educadores caninos, biólogos, psicólogos, veterinarios, auxiliares, investigadores de diversas áreas, etc.

Regular las profesiones relacionadas con el ámbito de la SALUD animal y más concretamente con el ámbito canino, podría tener como principal finalidad garantizar que estas profesiones cumplen con los niveles de competencia necesarios para prestar un servicio útil y con unos estándares de calidad. Para ello parece lógico el establecimiento de un control sobre la calidad dela formación y el reconocimiento de estas profesiones. Ahora bien desde LealCan creemos firmemente en el uso de técnicas, métodos y herramientas libres de coerciones (No aprobamos el collar de impulsos ni el uso de collares o correas de estrangulamiento, por ejemplo) y en la línea de lo que hasta el momento se ha denominado educación o adiestramiento en positivo. Nos nutrimos de todos los nuevos conocimientos científicos y de los avances metodológicos y técnicos que, en esta línea, se desarrollan. Es obligación del profesional, en este sector canino, mantener su competencia profesional mediante una formación y experiencia continuas.

Alejandro García

Psicólogo educativo especialista en comportamiento y educación canina en

LealCan Adiestramiento Madrid. Colegiado M-23403

Artículos relacionados:

enrique solís con kenal haciendo el slalom de agility con alumnos del curso de educación canina mirando alrededor de la pista

Descubre el Agility El Agility es la modalidad deportiva para perros y personas con más posibilidades de diversión, abre la puerta a guías que quieren desarrollar las capacidades de su perro y a la vez reforzar su vinculo de unión, practicando deporte…

enrique solís y kenal en competición de canicross en el pais vasco, subiendo una cuesta muy pronunciada con mucho publico en los laterales

¿Qué es Canicross? El Canicross es una de las modalidades derivadas del deporte del mushing (tiro de trineo con perros), consistente en correr con un perro atado a la cintura con un cinturón y una línea de tiro que va hasta el arnés del perro…

cachorro de labrador mirando un cuenco de comida y con bolas de pienso fuera

Alimentación y cuidados Es importante ponerse en manos de profesionales cuando nos referimos a la salud y el bienestar de nuestro perro…

Practicando DOGA con perro tumbado en el lateral

DOGA: lo último en relajación canina El Doga (pronunciado Doh-gah) proviene de las palabras Dog y Yoga y no es otra cosa que Yoga para perros o, mejor dicho, Yoga con perros. Esta disciplina nació hace ya algunos años en Estados Unidos, de la mano de Suzi Teitelman, instructora de Yoga que decidió incluir a su perro en sus sesiones al comprobar la relajación de éste mientras ella practicaba. Así nació el Doga…