A) CONDICIONES GENERALES

1.- Para poder participar en pruebas de Agility autorizadas por la R.S.C.E., será preciso estar encuadrado en uno de sus clubescolaboradores. Estos, deberán entregar relleno el recortable de la cartilla de puntuaciones al Juez en la primera prueba a la que se presente y pasar el obligado ?Test de Sociabilidad?. En la mencionada cartilla, quedarán reflejadas ?todas las calificaciones?logradas por un determinado ejemplar con uno o diferentes guías, en pruebas puntuables, campeonatos y finales autorizados por la R.S.C.E. Además, para tomar parte enPruebas oficiales de la R.S.C.E. en Grado II y III de competición, deberá disponer de una licencia actualizada (al corriente de pago), otorgada por dicha entidad.

2.- Cada Club notificará los cambios de dirección y situación de sus participantes (bajas, etc.). Con la periodicidad que se indique, se renovarán las mencionadas licencias. En cualquier caso, será obligatorio actualizar el derecho de participación en las mencionadas pruebas, mediante el pago de una cuota de carácter anual.

3.- Un club de Agility debe comunicar a la R.S.C.E. los cambios de emplazamiento de las instalaciones, cuando estos se produzcan, acompañando un plano descriptivo del lugar, así como horarios de entrenamiento.

4.- Los Clubes organizarán o colaborarán con una Sociedad Canina, en la realización de, al menos, una ?Prueba puntuable?al año, siendo indeterminado el número máximo de ellas.

5.- Si transcurrieran 2 años sin que un club colaborador, contara con al menos un ejemplar en Grado II o III de competición, será dado de baja con objeto de evitar la proliferación de asociaciones vacías o de tipo virtual. Los participantes y sus monitores no podrán estar comprendidos en dos clubes a la vez, ni modificar su pertenencia a cualquiera de ellos con dicho fin, ya que de reducirse el mínimo establecido una vez autorizadas las pruebas, estas, podrían ser anuladas.

6.- Las fechas y plazos de inscripción en Pruebas autorizadas serán fijados por la propia organización. No podrá limitarse la participación de un concursante sin autorización previa de la R.S.C.E. Para ello, deberá exponer por escrito, con antelación suficiente y aportando evidencias, las razones que motivan tal petición. Una vez estudiadas las pruebas presentadas, se tomará la determinación correspondiente. Si fuere preciso limitar el número de participantes por razones de tiempo, espacio, etc., deberá ser igualmente solicitado a la R.S.C.E., razonando sus causas. En cualquier caso, esta limitación se realizará de forma justa y evitando arbitrariedades. De no cumplirse estos requisitos, la prueba podría ser desautorizada.

7.- Una vez cerrado el calendario semestral, ya no podrán añadirse otras pruebas de carácter ?puntuable?, que no hubieran sido aprobadas con anterioridad, a excepción de la propuesta por un club dado de alta fuera del mencionado plazo, en cuyo caso, podrá admitirse una, como máximo, debiendo mediar un intervalo mínimo de un mes, entre la petición y la fecha prevista para su realización.

8.- Todos los Clubes sin acepción, deberán enviar a la R.S.C.E. en el plazo mínimo de un mes, información de carácter general relativa a su prueba: fecha, lugar, programa y horarios previstos, modalidades de competición y Juez o Jueces invitados.

9.- Anualmente, se celebrará un ?Campeonato Nacional de Agility?, cuya organización corresponde a la R.S.C.E., pudiendo contar con la colaboración de uno o varios Clubes de Agility, a quienes les será entregado el pliego de condiciones correspondiente.

10.- Las calificaciones, puntuaciones, etc. obtenidas en Campeonatos, Finales o Trofeos especiales, no serán computables a efectos de obtención de las condiciones requeridas para otras competiciones.

B) ORGANIZACION Y DESARROLLO DE PRUEBAS AUTORIZADAS

1.- Una Prueba puntuable no debe anularse. Por razones de fuerza mayor, o cuando se inscriban un mínimo de 10 participantes, podrá aplazarse y siempre que sea posible, dentro del mismo período competitivo para el que puntuara la anterior. La organización deberá informar cuanto antes a la R.S.C.E., con objeto de hacerlo llegar a los Clubes colaboradores. Si no mediara el intervalo de 1 mes, será el propio Club quién informe al resto, o a los participantes inscritos en ella, mediante el procedimiento de urgencia si ya hubiese finalizado el plazo correspondiente, a fin de evitar perjuicios innecesarios. Podrá solicitarse la aprobación de Pruebas con carácter de final, trofeos especiales o promovidos por firmas comerciales, siempre que su organización y desarrollo, corra a cargo de clubes colaboradores, quienes serán los responsables ante la R.S.C.E. De igual manera, podrá proponerse la realización de finales de carácter regional o comunitario, debiendo contar con el acuerdo de los clubes afectados, para el establecimiento de sus condiciones específicas.

2.- La cantidad cobrada por un Club en concepto de inscripción a su prueba, deberá ser la misma para todos los participantes y no podrá exceder de 24 ?. Esta información, junto con la de cierre de inscripciones, forma de pago y el resto de condiciones de interés general, deberán reflejarse claramente en su programa, que será enviado a todos los clubes que figuren en el último listado actualizado de la R.S.C.E. y al menos, con una semana de antelación a la fecha marcada para el cierre de inscripciones. Si este plazo no llegara a cumplirse, se sobreentenderá que se admiten las mismas hasta 24 h. antes del comienzo. De cualquier modo y en caso de duda, siempre existe la posibilidad de informarse a través de la Sección de Agility de la R.S.C.E., quien deberá conservar el adelanto del Programa del club organizador.

3.- La elección del Juez se deja en manos del club organizador, quien podrá optar entre los nacionales de la R.S.C.E. o internacionales de laF.C.I.. En caso de ser extranjero y tras comprobar su disponibilidad, se informará a la R.S.C.E. con antelación mínima de un mes, para que ésta pueda llevar a cabo los trámites necesarios, ante la Sociedad Canina del País correspondiente. El Juez tendrá derecho al reembolso de los gastos de estancia y desplazamiento estipulados por la R.S.C.E. y en su caso, al billete de avión correspondiente. Cuando un Juez se traslade de otro País, deberá cobrar una cantidad adicional, en concepto de gastos de bolsillo, por cada día de competición, según normativa de la F.C.I.. Cuando sea acompañado por su cónyuge, correrán por cuenta del club organizador los gastos de alojamiento de ambos. No se aceptará como justificación valida, la anulación de una Prueba por carecer de Juez para la misma, para ello, se recomienda prever y confirmar su asistencia con suficiente antelación.

4.- Con un plazo mínimo de un mes de la fecha prevista y tras haber concertado el Juez de la Prueba, el club le indicará: el lugar exacto de la celebración, programa y horarios previstos, naturaleza del suelo, dimensiones exactas del terreno, clase y número de obstáculos disponibles, etc. Posteriormente y tras el cierre de inscripciones, se pondrá nuevamente en contacto con él, para informarle del nº de participantes inscritos en cada grado y categoría, los que deban superar el obligado ?Test de Sociabilidad?, así como de cualquier variación sobre el programa previsto.

5.- Los obstáculos empleados deben ser estables, contener superficies antideslizantes, cumplir las medidas reglamentadas y no presentar peligro alguno para el guía y su perro. Un juego de obstáculos debe comprender un mínimo de: 8 Vallas de Salto, 1 Rueda, 1 Seto, 1 Muro o Viaducto. En caso de carecer de alguno de los dos últimos, deberá completarse con Vallas de Salto y viceversa.

6.- Todas las ?pruebas puntuables?, deben comprender la ejecución de 1 ó 2 recorridos de Grado I, a excepción de las ?Pruebas Selectivas?, las cuales están exentas de tal obligación. Podrán agruparse en una sola jornada, los recorridos de Grado I correspondientes a dos pruebas de un mismo fin de semana, siempre que no excedan de un máximo de dos. Las clasificaciones relativas a las categorías ?L?, ?M?y ?S?se realizarán separadamente. Sin embargo, la organización podrá establecer condiciones particulares para la obtención de los trofeos otorgados por ella, debiendo informar al respecto en el programa de la prueba. Es aconsejable evitar diferencias en la calidad de los mismos, especialmente, entre categorías de un mismo Grado.

7.- No está permitido acceder del Grado I al II, durante una misma Prueba, aunque ésta se desarrolle a lo largo de dos jornadas, ni cuando contara con las calificaciones requeridas. Sin embargo queda autorizada la participación, en caso de realizarse durante el transcurso de dos pruebas independientes, organizadas por el mismo o diferente Club. Tampoco debe permitirse la participación en Grado II o III, de quién no posea una licencia otorgada por la R.S.C.E., cuyo número debe figurar obligatoriamente, en las calificaciones que reciba el Juez por parte de la organización, únicamente y como medida excepcional, provocada por la obtención de las calificaciones requeridas, en la primera de una prueba doble, podrá ser autorizado por el Juez de la misma a participar en la segunda de ellas, pudiendo utilizarse la cartilla de puntuaciones para realizar tal comprobación. El Club al que pertenezca el nuevo integrante, deberá solicitar a la sección de Agility de la R.S.C.E., la licencia correspondiente, disponiendo de un mes como máximo, para cumplimentar dicho trámite.

8.- La licencia de Agility, debe ser solicitada por el interesado a través del Club en el que se encuentre, adjuntando al impreso debidamente relleno, el importe fijado por la R.S.C.E. y 2 fotografías tamaño carnet. Excepcionalmente y por premura de tiempo, podrá solicitarse con carácter urgente de la sección de Agility de la R.S.C.E., el número de la futura licencia, debiendo aportar las fechas en las que se lograron las calificaciones requeridas. Este procedimiento tendrá carácter provisional, siendo preciso formalizar el envío de la solicitud con los datos requeridos, en el plazo máximo de un mes, a contar desde el momento que sea facilitado dicho número. De lo contrario y sin que mediara causa justificada, provocaría la anulación de las calificaciones conseguidas durante dicho período.

9.- En todas las Pruebas en que se sobrepase el número de 25 perros, será preciso contar con la presencia de un veterinario colegiado. En caso de no alcanzar dicho número o por ausencia imprevista del mismo, la organización será la encargada de verificar la actualización de la vacuna antirrábica, requisito imprescindible para poder tomar parte en la misma. El Juez deberá ser informado de dicha ausencia, quien a su vez lo hará constar a la R.S.C.E..

10.- A su presentación, el participante mostrará la cartilla veterinaria en curso, que deberá ajustarse a la reglamentación específica de la Comunidad donde se celebre la Prueba, la cual le será devuelta tras ser revisada. Asimismo, entregará a la organización la cartilla de puntuaciones de la R.S.C.E., documento obligatorio, donde quedarán reflejadas las calificaciones al finalizar la prueba. Si fuera preciso, aportará su licencia de participante, a fin de poder realizar las oportunas comprobaciones. Quedará a criterio del Juez la admisión de quien por olvido, extravío o cualquier otra circunstancia, no presentara la documentación requerida. Dentro de lo posible, procurará espaciarse la presentación de los participantes en Grado I del resto, con la finalidad de evitar esperas prolongadas e innecesarias.

11.- El sorteo del orden de participación, se realizará abierta y claramente en presencia del Juez, representantes de clubes o miembro de la Comisión de Agility, etc. Este se dará a conocer, como mínimo, antes del reconocimiento del recorrido, así como el criterio a emplear en las sucesivas actuaciones. Dicho orden deberá quedar expuesto en lugar accesible a los participantes. Cuando un guía participe con dos o más perros, tendrá derecho siempre que sea posible dentro de la misma categoría, a un intervalo de 5 puestos entre una intervención y la siguiente.

12.- En principio, las categorías ?L?y ?M?y ?S?, podrán contar con diferentes tiempos, recorridos o ambas cosas a la vez, siempre que las normas específicas de la competición no lo impidan. Dentro de ello, corresponderá al Juez decidir lo más apropiado en función del horario y programa previsto. No podrá suspenderse la realización aún cuando existiera un único ejemplar en una categoría.

13.- Las perras en celo podrán competir de forma ?extraordinaria?, en la totalidad de pruebas puntuables y siempre al final de cada recorrido. La organización pondrá los medios necesarios para evitar que quede rastro sobre los lugares de permanencia prolongada. Además, se exigirá de sus guías un prolongado alejamiento de las mismas hasta el momento de su participación. El incumplimiento de este precepto, puede conllevar la descalificación del participante.

14.- El reconocimiento de pista no tendrá en ningún caso una duración inferior a 7 minutos, permitiéndose, únicamente, el acceso de los participantes inscritos en cada grado y categoría. Excepcionalmente en ?Grado I?, podrá ser acompañado por una persona, al objeto de recibir los oportunos consejos. Con independencia del criterio elegido por la organización, para distribuir a los participantes en tandas (pares, impares, clubes, etc.), deberán pasar los 5 primeros en competir, dentro del turno inicial de reconocimiento, a fin de que estos dispongan del tiempo necesario para recoger el perro con la deseable serenidad. Así como proporcionar el tiempo necesario al 1er participante antes del comienzo de la competición. Se aconseja igualmente, que la repartición en turnos sea equitativa, siendo recomendable no sobrepasar el número de 30 personas, como máximo, en cada una de las tandas establecidas.

15.- Al finalizar cada actuación, se informará por megafonía de las penalizaciones registradas, así como el tiempo realizado por cada participante. Las clasificaciones resultantes quedarán expuestas al término de cada manga o recorrido, en un lugar accesible, con la finalidad de poder aclarar y corregir a tiempo cualquier posible error.

16.- En todas las Pruebas autorizadas, los jueces deberán aplicar el Reglamento de Agility de la R.S.C.E. y demás aclaraciones contenidas en el documento ?NORMAS COMPLEMENTARIAS DE ACTUACION DE LOS JUECES EN PRUEBAS DE AGILITY?. Los juicios son inapelables, tan solo podrá modificarse una calificación como consecuencia de un error técnico o de transcripción. En caso de disconformidad debidamente fundada, el perjudicado presentará un escrito de queja al Delegado de Agility de la R.S.C.E. aportando evidencias y en un plazo no superior a 15 días, recibiendo la oportuna contestación una vez se hayan contrastado los hechos.

17.- El Club organizador de una prueba entregará al Juez una vez finalizada la misma, dos listas de resultados. Una vez comprobadas y firmadas, éste, enviará un ejemplar a la Sección de Agility de la R.S.C.E., el cual deberá tener entrada en un plazo no superior a 15 días y otro al Club organizador, informando al Club acerca de los posibles errores. Estos listados tienen carácter de actas y serán los únicos válidos a efectos del registro y anotación de resultados. A su vez, la organización enviará a cada club con representación en dicha Prueba, una copia de los mismos. El Juez adjuntará a los resultados de la misma, un informe con su valoración en relación al cumplimiento de aspectos básicos tales como: características de obstáculos e instalaciones, cumplimiento de la normativa, horarios, así como información detallada de cualquier eventualidad. El Juez recibirá nota de las deficiencias encontradas con anterioridad en ese club, en el momento de solicitar su autorización a la R.S.C.E. para juzgar una determinada prueba, al objeto de poder subsanarlas y evitar a tiempo, situaciones irreversibles en el momento de su celebración. Si a pesar de ello, los fallos encontrados fueran leves, el club recibirá una carta de la sección de Agility de la R.S.C.E. informando de los mismos, a fin de que sean subsanados o corregirlos para la próxima ocasión. Por el contrario, la reiteración de informes negativos o la apreciación de faltas graves, puede llevar consigo la suspensión temporal o definitiva del Club.

18.- Para poder realizar Pruebas de Agility ?puntuables?, el club debe cumplir la presente normativa, así como lo concerniente en materia de obstáculos e instalaciones. Debe disponer de W.C., y la iluminación necesaria, si la prueba fuera nocturna.

19.- En todos los casos, la organización de una prueba deberá regirse por el Reglamento de Agility y normas particulares de la R.S.C.E.

20.- Todos los clubes que realicen Pruebas de Agility autorizadas por la R.S.C.E., deberían contratar una póliza de responsabilidad civil, que cubriese los posibles daños que pudieran ocasionarse a terceras personas.

C) NIVELES DE PARTICIPACION

1.- En todas y cada una de las pruebas puntuables, autorizadas por la R.S.C.E., se desarrollarán los Grados I, II y III (con las excepciones de Grado I mencionadas). Los trofeos se asignarán por Grados independientes, pudiendo agruparse entre sí por categorías, dentro de cada uno de ellos.

2.- Grado I.- Están incluidos en este Grado, los participantes que acceden a la modalidad de Agility, constituyendo el nivel básico o elemental. No está concebido como un Grado de competición, por tanto, tampoco está contemplada la participación en un Campeonato Nacional dentro de este nivel, pudiendo permanecer en él, por tiempo indefinido. Para acceder a Grado II, es preciso realizar 3 recorridos de ?Agility?sin penalizaciones, durante el desarrollo de pruebas autorizadas por la R.S.C.E., con al menos, dos Jueces, según establece el Reglamento de Agility de la F.C.I. (esta norma podría cambiar, si así lo determinara el mismo).

3.- GradoII.- Es por excelencia el nivel de competición, en el se encuentra encuadrado el grueso de los competidores. El período competitivo, abarcará desde la última prueba puntuable del Campeonato de España realizado, hasta la fecha marcada como límite, para obtener los puntos requeridos para el siguiente. Sus condiciones quedan recogidas en el documento: ?NORMAS DEL CAMPEONATO NACIONAL DE AGILITY?.

4.- Grado III.- Constituye el máximo escalón del Agility dentro de la R.S.C.E. En el se encuentran los participantes que tienen mayores posibilidades de éxito para representar a nuestro País en un contesto internacional. Los trazados de sus recorridos, así como la velocidad impuesta por el Juez o los tiempos de ejecución, conllevan una mayor dificultad en su realización.

Las calificaciones son igualmente validas para el Campeonato Nacional de la R.S.C.E., por ello, es preciso ser conscientes de la posible dificultad que entraña obtener los requisitos de clasificación. Podrán estar comprendidos en el Grado III de competición, los participantes con los ejemplares que hubieran superado las condiciones de clasificación en el último Campeonato de España de la R.S.C.E. o anteriores, pudiendo incorporarse dentro de este colectivo, quienes cumplan las mencionadas condiciones cada año. Así mismo quedarán incluidos en dicho Grado, quienes no hubiesen podido tomar parte en la Prueba Clasificatoria o no resultasen clasificados para el Cpto. de España, siempre y cuando contaran con las condiciones exigidas para poder participar en ella. Una vez adquirida la posibilidad para competir en pruebas de Grado III, podrá permanecer indefinidamente con el ejemplar con el que logró alcanzar dicho Grado.

A principio de temporada, el participante deberá elegir el Grado en el que va a competir. Una vez tomada la decisión, ya no podrán variar de Grado dentro del mismo período competitivo, de lo contrario, quedarían invalidadas la totalidad de las calificaciones adquiridas en cualquiera de ellos. Las condiciones de participación en el Cpto. del Mundo de la F.C.I., que tiene lugar cada año, se encuentran recogidas en el documento: ?NORMAS DE SELECCION PARA EL CAMPEONATO DEL MUNDO DE AGILITY?.

OBLIGACIONES DEL PARTICIPANTE

1.- Los Clubes y participantes dados de alta en la R.S.C.E., no podrán tomar parte en pruebas de Agility organizadas por Asociaciones ?no reconocidas?por ésta. Con independencia de lo anterior, cuando participen o colaboren en el desarrollo de actividades diversas, deberán informar previamente al respecto.

2.- Dado que en la modalidad de Agility, intervienen activamente guía y perro, se sobreentiende que las calificaciones obtenidas son propiedad de ambos. Por ello y como norma general, todo participante deberá competir con el ejemplar registrado en su licencia. Sin embargo, podrá autorizarse el cambio de guía por un período mínimo de un mes y máximo de 6 por diversas razones, transcurrido el cual, deberá tomarse la decisión de regresar nuevamente a su antiguo guía o solicitar la cesión definitiva. Durante este intervalo, la R.S.C.E. concederá una autorización provisional, con la indicación del tiempo solicitado. En cualquier caso, no podrán computarse a favor de un participante las calificaciones obtenidas por otro guía. Si un ejemplar hubiera superado con anterioridad el Grado I, podrá competir directamente en Grado II. Este aspecto quedará a criterio del nuevo guía, quien podrá elegir entre cualquiera de ellos. Sin embargo, en el caso de que el ejemplar se hallara en Grado III, no podría mantenerse el mismo, al haber sido necesaria la superación de unas condiciones especificas de alto nivel. Los participantes de Grado I podrán permanecer en el mismo por tiempo ilimitado, aún cuando hubieran superado las condiciones mínimas establecidas, para su acceso al siguiente Grado. Solo en este último caso, los participantes están obligados a solicitar de la sección de Agility de la R.S.C.E., la correspondiente licencia, siguiendo idénticos pasos y requisitos, que sus compañeros de Grado II, con la única excepción de la no asignación de un número determinado.

3.- Para tomar parte en el Campeonato de España o poder formar parte del equipo de la R.S.C.E. que represente a nuestro País, en el Campeonato del Mundo de la F.C.I., será preciso que el perro esté inscrito en el L.O.E. o R.R.C., contar con las calificaciones requeridas y que el ejemplar haya sido transferido a nombre del actual participante, todo ello, en el momento de realizar la inscripción. ?Excepcionalmente?y con carácter nacional, podrá aceptarse la titularidad de un familiar de ?primer Grado?del participante. En este caso, la R.S.C.E. recibirá de su propietario, el documento de cesión del ejemplar para Pruebas de Agility, con la firma y acuerdo de ambas partes.

4.- Los participantes menores de edad precisarán de un permiso del padre o tutor, para participar en Pruebas de Agility, debiendo cursar dicha autorización a la R.S.C.E., permaneciendo una copia en la sede del Club al que pertenezcan.

5.- Todos los participantes que hubieran logrado, con su perro, las condiciones de participación en cualquiera de los Campeonatos de España de Agility celebrados con anterioridad, se les supone capacitados para participar, sin limitación de tiempo, en las pruebas de ?Grado III?de las sucesivas temporadas. Ahora bien, es preciso tener en cuenta que quien comience compitiendo a principio de una temporada en el Grado II o III, deberá mantenerse en el hasta el final de la misma, en caso contrario, perdería la totalidad de los puntos y calificaciones alcanzadas hasta ese momento.

6.- En las Pruebas de Agility autorizadas por la R.S.C.E., las perras en período de gestación tienen prohibida la participación. Ante la duda, sus dueños se abstendrán de que tomen parte en las mismas. El Juez podrá impedir la participación de cualquier ejemplar que presente síntomas de enfermedad o lesiones aparentes.

7.- Las faltas de respeto o corrección, comportamientos impropios de un participante hacia el Juez, miembros de la organización, así como el maltrato o humillación del perro por parte de su guía, podrán provocar su expulsión de la prueba y la adopción de medidas sancionadoras, tales como: suspensión temporal o definitiva de la licencia de participante de la R.S.C.E. Los daños o desperfectos causados por un perro, son responsabilidad de su guía. Todos los participantes de Agility de la R.S.C.E. deberán cumplir la normativa nacional y de la Comunidad en la que se hallen.

8.- Todos los ejemplares que pretendan participar en Pruebas de Agility organizadaso autorizadas por la R.S.C.E., deberán superar a partir de los 18 meses de edad y a la presentación en su primera prueba, el denominado ?Test de Sociabilidad?, con objeto de seleccionar a aquellos que resulten aptos para la vida en sociedad. El Juez encargado de pasarlo, debe haber sido nombrado por la R.S.C.E. y deberá observar la conducta y reacciones del perro, ante diversas situaciones contempladas en un formulario de la R.S.C.E. y conducentes a comprobar su sociabilidad. Una vez realizado el test, firmará el impreso incluyendo el resultado del mismo y lo remitirá a esta entidad junto con el recortable de la cartilla de puntuaciones, quién admitirá o rechazará al citado ejemplar para la competición. Sin este requisito cumplido, no podrá participar en ninguna prueba organizada o autorizada por la R.S.C.E., ni otorgarse la licencia de participante. Asimismo deberá disponer de una cartilla de puntuaciones de participante de Agility de la R.S.C.E. No podrá aceptarse la figura del ?perro en blanco?, si el ejemplar no dispone de los mencionados requisitos.

9.- Reviste especial importancia la medición por parte del Juez de la Prueba, (podrá ser distinto, en caso de ser extranjero), del ejemplar que acceda precisamente, por primera vez a la competición. Esta, servirá de base para encuadrarle en una u otra categoría, siguiendo estrictamente los límites marcados por la F.C.I. en su Reglamento de Agility. En caso de que el propietario no quedara conforme con su resultado, podrá solicitar por escrito a la R.S.C.E. una verificación de la misma, durante ese período de tiempo, solo podrá participar en la categoría adjudicada. Una vez autorizada la nueva medición, ésta, se llevará a cabo por dos Jueces de Agility (distintos del anterior) y solo en caso de disconformidad, daría lugar a un tercer y último paso: La R.S.C.E. citaría al propietario con el perro, para ser medido por un Juez de estructura del Grupo al que pertenezca el ejemplar, siendo esta medición la que determinará finalmente la categoría el ejemplar.

10.- El Juez, comprobará personalmente la identificación del perro (tatuaje o microchip), siendo la propia organización de la prueba, quien gestione la adquisición del material o aparato necesario, siempre que sea homologado por la F.C.I. Los Clubes y participantes de Agilityquedan sujetos a estas y otras normas que el Comité de la R.S.C.E. pudiera dictar; cualquier duda, aclaración, sugerencia o propuesta, debe formularse a través de su Delegado. Normas de funcionamiento de Agility (agosto 2005)