Los gatos perciben los sonidos hasta casi tres veces más que los humanos. Ponerles cascabel implica una molestia constante en su canal auditivo durante todo el día. Imagínate tener ese tintineo todo el día en el oído…

Los gatos no necesitan un cascabel y peor aún, si permitimos que salgan a la calle, les generaremos un estado de vulnerabilidad al alertar a otros animales de su presencia.

No tiene sentido generar ese malestar en nuestros compañeros felinos, quitémosles el cascabel de sus collares.

Os recordamos que desde Lealcan tenemos a vuestra disposición un servicio de consultas de comportamiento felino.