La educación canina en positivo y el adiestramiento canino en positivo

Desde hace más de 20 años, se ha extendido el adiestramiento canino en positivo a nivel internacional desde las referencias provenientes de EEUU, de la mano de Ian Dumbar, hacia el resto del planeta.

Esto ha supuesto un gran avance en la forma en que nos comunicamos con nuestros perros. También, ha sido un salto cualitativo en el bienestar del animal más querido por el hombre.

Gracias al avance del adiestramiento canino en positivo, estamos consiguiendo sensibilizar a la sociedad y a los guías de perros sobre la importancia de crear un vínculo sano, fuerte y equilibrado donde se potencia la confianza en el equipo humano – perro.

Además, se parte de una base mucho más gratificante y solidaria. Un enfoque más cooperativista en el que la relación, gracias a la confianza, la comunicación y a escuchar la necesidad del otro, toma la dirección adecuada.

Afortunadamente, vamos dejando atrás una época en la que, en muchos casos, se trataba al perro de cualquier manera a costa de imponer la voluntad humana.

También queda relegada en el tiempo aquella filosofía obsoleta del liderazgo mal entendido, de la jerarquía o de la dominancia fuera de contexto.

Debido al adiestramiento canino en positivo, se ha puesto el foco en las necesidades del perro, en su bienestar y en entender su comportamiento para conseguir ayudarlo de la mejor manera posible.

De la mano de Turid Ruggas, hemos ampliado conceptos proporcionándonos una visión holística de cómo enseñar a nuestros perros, ya no es solo adiestrar con refuerzos para la realización de ciertas destrezas, es educar a nuestro perro para la vida diaria a través de la educación amable.

La línea de educación canina en positivo basa su filosofía en ayudar a nuestros amigos peludos. Los ayuda a prosperar, adaptarse, estar equilibrados y ser felices en un entorno humanizado, siempre a través del mejor trato posible hacia ellos.

Por eso, la aplicación de cualquier tipo de aversivo, de fuerza física o psicológica queda totalmente descartada.

Un perro tumbado en el suelo mirando a la cámara con la lengua fuera

El bienestar canino y las necesidades del perro

En la educación canina en positivo siempre ha de prevalecer el bienestar del perro, por encima de cualquier objetivo de entrenamiento, en sus diferentes dimensiones: bienestar físico, psicológico, emocional y social.

Precisamente por eso, este tipo de adiestramiento se realiza de una manera amable y respetuosa, atendiendo, en primer lugar, lo más importante, las necesidades de nuestros perros.

Lo principal para que un perro no desarrolle problemas de comportamiento es prevenir. Lo podemos conseguir poniendo especial atención a cubrir las necesidades básicas de nuestro perro, entre las que encontramos los siguientes grupos:

  • Biológicas: alimentación, agua, comida, temperatura adecuada, espacio, libertad de movimientos, capacidad de expresión, etc.
  • Emocionales: afecto, apoyo, comprensión, comunicación, control, predictibilidad, entre otras.
  • Sociales: comunicación e interacción con otros congéneres y personas.
  • Cognitivas: retos mentales, entrenamiento amable con los guías, actividades conjuntas con los guías, etc.

Diferencias entre el adiestramiento en positivo o amable

Un educador canino en positivo siempre ha de realizar un adiestramiento amable, puesto que, sin ello, estaría desvirtuando la filosofía de trabajo.

Y esto no es solo entregar un reforzador apetitivo (agradable) cada vez que realice la conducta deseada, va mucho más allá. Desde modificar en la medida de lo posible el entorno físico del perro para que se encuentre seguro y cómodo, hasta concienciar a los guías sobre las mejores opciones en la forma de interactuar con el perro, para así atender a sus más profundas necesidades.

Por otra parte, ocasionalmente se puede llegar a escuchar la educación canina amable como filosofía de adiestramiento separada. Pero, a día de hoy, carece de una definición técnica concreta y, además, requiere del adiestramiento canino en positivo para aterrizar la filosofía de una manera práctica.

A veces, se puede leer que sería una filosofía donde hay que dejar al perro ser tal cual es, centrándose en su etograma y no realizar ningún tipo de modificación de conducta, a pesar de que pueda existir un problema de comportamiento.

Suena bien y es atractivo, pero todavía es un concepto en proceso de construcción.

Los problemas de comportamiento en perros seguirán existiendo

Por ahora, siguen existiendo perros con problemas de conducta, entendiendo como tal todo aquel comportamiento que suponga un peligro para la salud del perro o de otras personas o animales.

La cara de un perro mirando a la izquierda de la cámara

Ante estos problemas de conducta, y realizando una revisión exhaustiva de todas aquellas variables que puedan estar interviniendo de manera directa e indirecta en el mantenimiento de dicho problema, se establecen pautas para un programa de modificación. Dichas pautas pueden estar relacionas con el entorno, con el manejo, con la conducta en sí misma o con los consecuentes.

Todo el procedimiento de trabajo se llevará de una manera amable y respetuosa, atendiendo a todas sus necesidades, entendiendo sus motivaciones, sus anhelos e incluso sus miedos.

Además de aplicar la educación canina amable como forma de trabajar con el perro y los guías, la educación en positivo va a compartir con los humanos un amplio abanico de recursos para mejorar la calidad de vida de su perro.

Entendiendo y trabajando sobre las causas, será posible modificar las consecuencias negativas que afecten al bienestar del perro.

Conclusiones

Por ello, la educación canina en positivo sería la globalidad (enfoque holístico), ya que toca todos los ámbitos para la mejora del bienestar en la vida del perro, mientras que la educación canina amable es uno de los ejes sobre los que se apoya el adiestramiento en positivo, que hace referencia a mantener un trato totalmente respetuoso y atender las necesidades del perro, incluso por encima de las nuestras.

Eso es clave en cualquier relación de confianza y es responsabilidad nuestra como humanos.

Cada vez hay un mayor consenso social por un verdadero sentimiento de respeto hacia la especie animal más atractiva, cercana e influyente para el ser humano: nuestros grandes maestros, los perros.

Daniel Luque
Educador canino de LealCan

banner-lealcan-articulos3 646 444 555 – info@lealcan.com

lealcan.com

Artículos relacionados:

Aida Semiramis sonriente apoyando la pierna izquierda en la hierba, tocando con la mano izquierda el lomo de su perro que se encuentra sentado a su izquierda, ambos mirando a la cámara

Educación canina en positivo

Hace ya unos cuantos miles de años que comenzó nuestra andadura con estos maravillosos seres cubiertos de pelo que caminan a cuatro patas. Sin embargo, como todo en la vida, nuestro nexo con ellos va sufriendo cambios y pasando por distintas etapas, evoluciona…

Kenal entrenando con el clicker con Enrique Solís, con la pata encima de su pierna

Adiestramiento canino 100% en Positivo, ¿utopía o realidad?

Estoy convencido de que se puede lograr el 100%, aunque actualmente encontramos numerosos condicionantes que nos dificultan llegar a esa ansiada cifra, por ejemplo, el estrés cotidiano convertido en distres o estrés negativo…

Educador canino abrazando con los dos brazos y apretándolo contra su cara mientras el perro mira a la cámara

Y si no castigo o riño, ¿qué hago?… Cambia a la educación canina en positivo

Al hablar de educación en positivo, se habla de una filosofía educativa respetuosa y empática, libre de violencia y miedo, y puedo corroborar que la disposición es el primer paso para instaurar esta nueva forma de educar…

Ansiedad por separación en perros LealCan Adiestramiento canino

Ansiedad por separación

La ansiedad por separación es un problema de comportamiento bastante frecuente hoy en día en muchos perros, numerosos estudios indican que afecta a un 15% de la población canina. Este dato se comprende mejor sabiendo que los antecesores de los perros …

Ir arriba