La convivencia con tu perro

Reflexiones sobre uno mismo en una relación personal

En primer lugar, piensa en alguna relación que tengas con alguien. ¿Ha habido algún momento en esa relación en el que ha ocurrido algo de lo que no te sientas orgulloso?

Es posible que, tras haber transcurrido un tiempo desde el suceso, hayas pensado que podrías haber actuado de otra manera; de una forma más respetuosa para la relación.

Tal vez perdiste la calma por un momento y eso te hace sentir mal o tal vez dijiste algo que desearías no haber dicho.

Quizás actuaste de manera poco amable o compasiva, sintiendo que existe un gran margen de mejora en esa relación. Es decir, realmente sientes que ese momento negativo, no debería haberse producido.

Generalmente, con el fin de consolarnos nos decimos a nosotros mismos: «Es normal, eres humano».

Las relaciones con perros son parecidas a las humanas

Ser humano es tener emociones, las cuales nos permiten, precisamente, compartir y comunicarnos con nuestros perros. Cuando formas parte de una relación de dos, cada miembro del binomio tiene sus propios gustos, aversiones, patrones de comportamiento, deseos o motivaciones.

Sin embargo, ser humano también implica una gran responsabilidad con nuestros perros. Además, la ciencia pone de manifiesto que podemos enseñar cualquier aspecto a nuestros perros de una manera respetuosa, manteniendo la misma efectividad que con métodos tradicionales.

Por eso, es especialmente útil asegurarnos de que disponemos de las herramientas de comunicación adecuadas para respetarnos mutuamente, es decir, escuchar las necesidades del otro y hacernos entender de la mejor manera posible en beneficio de una sana convivencia y de la felicidad conjunta.

En este caso, al hablar del increíble equipo que formamos los humanos con los perros, está bien reconocer que podemos mejorar.

Este es el punto de partida para darnos cuenta de que tenemos la capacidad de potenciar nuestras habilidades de comunicación canina, reconociendo las señales que nos envía nuestro amigo peludo y transmitiendo nuestros mensajes hacia él de manera clara y coherente.

Si consideras que ha habido algún momento en el que perdiste la calma o dijiste algo que desearías no haber dicho: ¡Enhorabuena! Reconocerlo es el primer paso para poder trabajarlo.

Precisamente por ello, es importante ver esos momentos como oportunidades para hacer todo lo posible con el fin de evitar que sucedan de nuevo.

Hombre y mujer besándose, la mujer sujeta con la mano derecha la correa de su perro que los está mirando

Consejos en la relación con tu perro

Te animamos a bucear en las maravillosas profundidades de la relación con tu perro aprendiendo cómo se comunican los perros y, sobre todo, cómo podemos comunicarnos con ellos.

Por una parte, conseguirás escuchar y entender para poder respetar su naturaleza, sus estados de ánimo, sus miedos y sus anhelos. Por la otra, conseguirás enseñarle cómo desarrollarse en este mundo humanizado para garantizar su seguridad, así como la de otros perros y personas, y que sea feliz.

Desde el momento que lo consigas, descubrirás que normalmente nos sobran palabras y nos falta únicamente un poco de atención. También te darás cuenta de que el perro nos está comunicando durante las 24 horas al día y que, lamentablemente, nosotros le transmitimos muchos mensajes contradictorios.

Ya sea que tengas un cachorro o un perro adulto, recorrer el camino hacia un gran vínculo y una relación duradera requiere una clara comunicación bidireccional, compromiso y apoyo.

La relación con tu perro es única y uno debe sentirse con orgullo cuando reconoce que probablemente se necesita ayuda para comprender la dinámica de esa relación y, más aún, llegar a disfrutarla al máximo, tanto los perros como los humanos.

Una alternativa muy recomendable es contratar a profesionales de la educación canina en positivo, respetuosa, con un amplio conocimiento en el mundo canino y experiencia en establecer innumerables relaciones saludables: el reto será estimulante y tendrás muchas más probabilidades de éxito.

No tienes que hacerlo solo: ponerte en contacto cuanto antes con profesionales de la educación canina amable puede ser la mejor solución.

María del Carmen Pérez
Educadora canina de LealCan

banner-lealcan-articulos3 646 444 555 – info@lealcan.com

lealcan.com

Artículos relacionados:

Una persona adulta apoyando la pierna derecha en la hierba mirando a su perro que se encuentra sentado en la hierba delante suyo que está mirando lo que tiene esa persona en las manos

¿Estás listo para considerar tu perro como un miembro más de tu familia?

En un mundo ideal, nuestro perro debería ser tratado como un miembro más de nuestra familia. Estamos seguros de que muchos de nosotros los tratamos de esta manera, pero, lamentablemente, muchas personas ven a los perros como una propiedad…

Boxer con arnés puesto mirando hacia arriba

Comunicación con tu perro

Es muy común encontrarse con una larga charla de adiestradores en la que se debate si para un caso concreto se está usando refuerzo positivo, castigo positivo, castigo negativo o refuerzo negativo. Para intentar atenuar estas discusiones se analizarán algunas manidas definiciones del conductismo para después pasar a ejemplificar con una serie de casos prácticos…

perro con una camiseta puesta y con una medalla colgada del cuello, en brazos de una corredora de canicross y mirándose a los ojos

Vínculo

Vínculo, en el sentido estricto de la palabra, significa “una unión o atadura de una persona o cosa a otra”. Si se apodera de nosotros la curiosidad y rebuscamos un poco más arriba en el diccionario podemos leer qué significa vincular, definido como “someter la suerte o el comportamiento de alguien o de algo a los de otra persona o cosa”.

Border Collie de pie entre hierva alta mirando muy fijamente hacia la cámara

Sensibilidades

Todos los seres vivos somos sensibles. Esta afirmación, aunque a priori puede ser discutida o pretenciosa, dependiendo del ser vivo del que hablemos, para el caso que nos ocupa, se hace muy importante y muy a tener en cuenta en la vida diaria de nuestro perro, máxime si realizamos alguna disciplina deportiva de alto nivel…

Ir arriba