¿Qué son los juguetes interactivos para perros? – Información y ejemplos.

juegos-interactivos-perros
Índice del contenido

Los juguetes interactivos son actualmente una de las mejores herramientas con las que contamos para educar y desarrollar a nuestro perro. Se pueden utilizar también para otros animales como gatos y hurones.

Muchos de ellos, son juguetes huecos con unos orificios que permiten introducir comida dentro para que el perro, al «interactuar» con ellos, consiga sacar el alimento. De este modo, dicha comida se va dosificando, permitiendo obtener multitud de beneficios como, por ejemplo, tener entretenido al perro para evitar la masticación destructiva o mitigar momentos de ladrido excesivo…

Generalmente, también podemos conseguir distraerle con este tipo de juguetes de una forma saludable cuando se queda solo, evitando que se le ocurran otras distracciones más desagradables para nosotros.

Una de las diferencias con otros juguetes es que el perro, en este caso, se puede entretener por sí mismo, sin que haga falta que estemos nosotros presentes. Aun así, lógicamente no debemos acomodarnos y olvidar que nuestro perro necesita también jugar con nosotros para reforzar los lazos de unión.

Otra de las cualidades de estos juguetes es que están hechos con materiales resistentes y elásticos, que estimulan la masticación y nos permiten dejar que los muerdan sin riesgo de que los destrocen una vez que la comida se haya terminado.

Inicialmente, este prodigio se lo debemos a la marca KONG, que ha popularizado tanto su insignia que se suele llamar así a este tipo de juguetes aunque sean de otra marca. KONG ofrece multitud de juguetes fabricados con goma natural y de distintas durezas según las necesidades de nuestro perro (edad, tamaño, etc.).

¿Qué juguetes son ideales para perros?

El más destacado, desde mi punto de vista, es el «clásico» en forma de «cono» (como el que aparece en la imagen superior al iniciar este artículo). Lo distribuyen con dureza y tamaño para cachorros (de color azul y rosa), para perros adultos (rojo) y para perros adultos con buena mandíbula que necesitan una dureza más extrema (negro).

Cono

Para que funcione de forma efectiva, es conveniente tener en cuenta dos precauciones.

  • La primera es no elegir un juguete demasiado pequeño para nuestro perro, ya que podría tragárselo o quedarse encajado en su boca.
  • La segunda es que si le dejamos jugando con el juguete junto a un lugar donde pueda esconderse o quedarse atrapado como, por ejemplo, un sillón, se volverá en nuestra contra porque no parará hasta volver a recuperarlo (cueste lo que cueste y pudiendo destrozar el sofá).

Para evitar estos problemas, podemos utilizar una cuerda y atarlo en algún lugar apropiado o tapar o bloquear las zonas por donde se pueda colar.

Bola

Existe otro juguete interactivo con forma de bola que también nos puede servir para entretener a nuestro perro.

El «inconveniente» es que requiere mayor aprendizaje pues a algunos perros no les cabe en la boca y tienen que descubrir que, para sacar el alimento, hay que hacer rodar la pelota. Puede que nos cueste un poco más crearle interés por este tipo de juguetes.

Adicionalmente, hay otro tipo de pelota que tiene más ranuras, brindando más posibilidades a la hora de introducir la comida y contribuyendo a mantener limpias sus encías (al introducir los dientes en las ranuras para obtener la comida).

La forma de rellenarlos es sencilla:

  • Primero, se introduce un alimento irresistible para nuestro perro, que no pueda sacar fácilmente (poco accesible), pero que llame mucho su atención. Ha de saber que el juguete siempre contiene comida.
  • A continuación, introduciremos también algo de su comida habitual y, opcionalmente, lo podemos acompañar con algo que la haga más atractiva y difícil de sacar.
  • Al final, en la zona más accesible, pondremos premios que pueda sacar fácilmente para que los consiga con rapidez y continúe jugando sin desmotivarse.

Al principio, el contenido que preparemos debe ser de fácil acceso para nuestro perro, así lograremos interés por el juguete, para ir complicándolo poco a poco con distintas mezclas de alimentos que prolonguen el tiempo de juego y potencien su ingenio (podemos congelarlo, por ejemplo).

En la educación de nuestros cachorros se podría utilizar desde pequeños y seguramente hayas escuchado que puedes ofrecerles alguna ración de pienso y conseguir «engancharles» a este tipo de juguetes de forma temprana. No obstante, habría que valorar su conveniencia caso a caso, pues hay perros que realmente se estresan «teniendo que luchar por su comida».

Existen multitud de recetas para rellenarlos, pero lo más conveniente es adaptarlas introduciendo alimentos que gusten a nuestro perro y por supuesto que no perjudiquen su salud.

En resumen, la base del relleno debería ser su comida habitual y añadir algún premio especial o comida especial para conseguir su interés.

Con este tipo de juguetes se están abriendo nuevas posibilidades para estimular a los cachorros y desarrollarlos de forma adecuada para que, posteriormente tengan mayor predisposición para el aprendizaje. En cualquier caso, también es un juguete idóneo para adultos como ya se ha explicado.

A continuación, puedes ver un vídeo sobre juguetes de estimulación olfativa que puedes hacer en casa.

YouTube video

Leer: Juegos olfativos y mentales para perros

Enrique Solís (LealCan Adiestramiento)
Enrique Solís (LealCan Adiestramiento)

Especialista en adiestramiento canino.
Educación de cachorros y modificación de conducta a domicilio.
Cursos y Seminarios
646 444 555 – info@lealcan.com

¿Quieres mejorar la relación con tu perro?

Curso de adiestramiento canino en Madrid
Curso de adiestramiento canino online