Educando a mi cachorro: La llegada a casa

La educación es una tarea compleja que va mucho más allá de enseñar al individuo todo lo que puede o no puede hacer e incrementar su obediencia como fin principal. Debemos ayudar al cachorro a desarrollar sus capacidades intelectuales y afectivas para que sea capaz de desenvolverse dentro de las normas de convivencia de la sociedad a la que va a pertenecer el resto de su vida.

Es por este motivo que, en las primeras semanas del cachorro en nuestra casa, deberíamos poner todo nuestro esfuerzo en ayudarle a descubrir el mundo en el que va a vivir, en formarle para que se convierta en un adulto tranquilo y seguro de sí mismo, en darle las herramientas suficientes para que sepa manejar las distintas situaciones con las que se va a encontrar en la vida y la confianza de que siempre estaremos a su lado para ayudarle con aquellas otras que le resulten más complicadas.

Vamos a empezar con cuatro pilares básicos:

Evita regañarle

Cuando cualquiera de nosotros introduce un cachorro en su familia, tiene claro que lo va a cuidar, a proteger y a querer durante toda su vida. Pero esa bolita peluda que acaba de separarse de su madre, de sus hermanos, de su entorno, de todo aquello que conoce y ama, de repente está en un lugar desconocido en el que ignora cómo manejarse, no está familiarizada con nosotros y no tiene ni idea de nuestras intenciones. Si lo primero que percibe es un lugar donde todo está prohibido y donde a nada que intente hacer se encuentra con los gritos y amenazas de unos gigantes enfadados (el típico “no” rotundo), no será fácil que se sienta segura y protegida en su nuevo hogar.

Intentemos ponernos en su lugar. Imagina que te pierdes en el bosque y un oso te lleva a su guarida. Si tienes hambre y vas hacia la comida te gruñe enseñándote los dientes. Coges un palo para entretenerte y te lo quita de un manotazo. Intentas salir de la cueva y se pone delante con la boca abierta impidiéndote la salida… Quizás ese gigantesco oso de enormes dientes tiene la intención de cuidar de ti y tan solo te está explicando sus normas, pero ¿lo entenderías así?

Está claro que si gritamos al cachorro porque está haciendo algo que no debe, parará de inmediato por el susto que se acaba de llevar, pero, ¿cuál será el precio? Estaremos formando a un perro inseguro que verá el mundo como un lugar lleno de amenazas que provienen incluso de las personas que deberían cuidarle y protegerle. O, si tiene un carácter más fuerte, le estaremos enseñando que las cosas se consiguen mediante la intimidación y la imposición, lo que a la larga puede resultar muy peligroso.

Permítele explorar su entorno

Es habitual que los cachorros muerdan todo lo que pillan, que rompan zapatos, mordisqueen calcetines, destrocen el mando de la tv, etc. Es un comportamiento normal. Los cachorros tienen la necesidad y la obligación de investigar todo cuanto les rodea. Acaban de nacer, no saben nada de la vida, todo les llama la atención y tienen que ir adquiriendo información que les ayude a desenvolverse en este mundo. Descubrir si los calcetines son nutritivos, si los zapatos son presas que se pueden cazar, si al destripar el mando de la tv encontrarán algo de alimento, o si al coger cualquiera de esos objetos pueden empezar un juego apasionante de persecución con nosotros. Simplemente están explorando.

Lo que nosotros tenemos que hacer al respecto, es preparar la casa para que pueda inspeccionar libremente y sin riesgos su nuevo hogar. No dejar a su alcance nada peligroso como medicamentos, productos de limpieza o piezas pequeñas que se pueda tragar, tapar los cables, bloquear escaleras, retirar objetos que tengan valor para nosotros y dejarle juguetes o huesos adecuados para morder. De esta forma, él estará cumpliendo con su necesidad de obtener información del mundo y tú te libras de perseguirle por la casa quitándole todo lo que coja. Recuerda que su obligación es investigar todo lo que le rodea y que es tu responsabilidad que no tenga acceso a aquello que no quieres que muerda o que pueda dañarle.

Preséntale gradualmente el mundo en el que va a vivir

Debemos ir introduciendo poco a poco todo aquello con lo que convivirá día a día: personas adultas, niños, otros perros… Si esperamos mucho tiempo para iniciar la socialización le resultará más complicado. Ve acostumbrándole a distintos contactos por todas las zonas del cuerpo (orejas, patas, rabo, etc), al cepillado, al arnés, etc. Todo muy despacito para que sea una experiencia agradable. No esperes a que sea necesario tocarle la oreja para quitarle una espiga, por ejemplo, porque en ese momento tendrás que invertir el tiempo que sea necesario para solucionar el problema, no lo podrás hacer de manera progresiva y su primera experiencia de contacto con las orejas no será agradable. Déjale observar la situación y olisquear los objetos. Tiene que recabar información y guardarla en su memoria.

Proporciónale un buen descanso

El cachorro necesitará dormir mucho para que su cerebro asimile todos los estímulos que para él son nuevos y así archivarlos en su cabeza de forma apropiada. El mejor lugar para dormir es cerca de ti. Para la mayoría de los cachorros es aterrador quedarse solos ya que a estas edades necesitan la protección de su familia, que a partir de ahora eres tú, para poder sobrevivir. Dejarles dormir en nuestra habitación evitará que inserten en su memoria la sensación de desprotección, desamparo y desconsuelo que se transformará en problemas de comportamiento en el futuro.

Cachorro corriendo en la hierba y mirando a la cámara

Hay muchas cosas que se deben hacer con un cachorro, pero lo más importante es tener claro que su educación está en nuestras manos, que tenemos que fomentar, sobre todo, la adaptación, la socialización y la confianza porque con esta base bien construida, será más fácil que aprenda las normas de convivencia que tendrá de adulto. Las primeras experiencias de un individuo se almacenan en el cerebro para relacionarse, posteriormente, con situaciones similares y actuar en consecuencia, por lo que debemos procurar que sean buenas experiencias y se asocien con emociones positivas.

Tienes un bebé en tu vida, de otra especie, sí, pero un bebé, que no tiene las capacidades necesarias para aprender determinadas cosas, ni para hacer gala de un buen autocontrol. Debemos adaptarnos tanto a sus necesidades como a sus capacidades según vaya desarrollándose.

Tener un perro tranquilo y adaptado a nuestro mundo humano pasa por un trato adecuado durante su fase de cachorro. Toda la paciencia, constancia, coherencia, cuidado y cariño que inviertas ahora en él te dará muchas alegrías durante todo vuestro futuro juntos. Y lo más importante, conviértete en un buen ejemplo para tu perro.

Aida Semiramis
Educadora canina de LealCan

banner-lealcan-articulos3646 444 555 – info@lealcan.com

lealcan.com

Artículos relacionados:

tres cachorros mirando de frente en una imagen con tonos en color sepia

Recibir al cachorro. Lo primero que debemos intentar es conseguir una buena acogida en su nueva casa, por lo que los primeros días son muy importantes para que el cachorro se encuentre a gusto entre nosotros. Aunque la educación es importante, no debemos obsesionarnos, regañando al cachorro por todo…

eric-ward-ISg37AI2A-s-unsplash

Y si no castigo o riño, ¿qué hago?… Cambia a la educación canina en positivo. Al hablar de educación en positivo, se habla de una filosofía educativa respetuosa y empática, libre de violencia y miedo, y puedo corroborar que la disposición es el primer paso para instaurar esta nueva forma de educar…

cachorro de bulldog francés negro y blanco mirando a la cámara con la orejas levantadas

Pre-Adiestramiento de cachorros. Tras varios años de experiencia en adiestramiento a domicilio y modificación de conducta, nos dimos cuenta de que la mayoría de problemas con los que nos encontrábamos, podían haberse prevenido con una socialización adecuada

cachorro de Border Collie tumbado con la cabeza apoyada en el suelo

¿Cuál es la mejor edad para introducir un cachorro nuevo en la familia? Cuando se decide introducir un cachorro en la familia, una de las dudas que suelen surgir es cuál es la mejor edad para traerlo. Con este artículo se van a dar algunas claves que faciliten la toma de decisión…