Mi perro ladra cuando oye a los vecinos

motivos por que un perro ladra a vecinos
Índice del contenido

¿Tu perro ladra cada vez que oye a los vecinos? Desde LealCan sabemos que el comportamiento puede deberse a varios factores.

En este artículo, te explicaremos por qué los perros ladran a los vecinos y qué se puede hacer para prevenir o solventar este comportamiento.

Factores subyacentes de los ladridos a los vecinos

Partimos de la base de que ladrar es un comportamiento natural en los perros. Es una forma de comunicación que utilizan de diversas maneras. Ladrar es una forma de expresarse y pueden recurrir a ello, por ejemplo, para mostrar excitación o como respuesta a un sonido.

Otras veces, ladrar es una manera que tienen los perros de expresar su ansiedad o miedo. Pueden sentirse amenazados por los vecinos y ladran como respuesta. En otros casos, ladran con la intención de pedir algo (salir al exterior, conseguir comida, incitar al juego, etc.). Algunos perros sólo intentan alertar a sus guías de algo inusual.

Cuando los perros ladran a sus vecinos, puede deberse a cualquiera de estas razones.

Entrenamiento para dejar de ladrar a los vecinos

Si tu perro ladra constantemente a los vecinos, es importante que tomes las medidas adecuadas para poner fin a este comportamiento si os está suponiendo un problema en la convivencia.

Para adiestrar a tu perro para que deje de ladrar a los vecinos, es importante identificar la causa del problema.

Así, una vez identificada la causa de los ladridos, podrás tomar las medidas más adecuadas para resolver el problema.

Por ejemplo, si estás en casa y tu perro está ansioso o aburrido y ladra, puede ser conveniente ofrecerle algo que hacer, como un juguete interactivo para perros, una alfombra de estimulación olfativa o un lickimat para lamer. Esto puede contribuir a distraer al perro y reducir los ladridos.

Si no estás en casa, también puedes ofrecerle alguna opción que no resulte peligrosa para él sin supervisión.

Además, puedes proporcionar a tu compañero de cuatro patas un espacio seguro, como una cama o un transportín (siempre con la puerta abierta), donde pueda refugiarse cuando se sienta ansioso o asustado. Es probable que puedas necesitar ayuda para conseguir esto de forma adecuada y puede ser conveniente recurrir a un educador canino profesional que te guíe en el proceso.

Por último, es importante que recuerdes que debes ser paciente y constante cuando entrenes a tu perro para que reduzca sus ladridos, pues puede llevar bastante tiempo que tu perro aprenda a actuar de otra manera al escuchar a los vecinos.

En cualquier caso, recuerda siempre el mantra de no corregir a tu perro cuando se exprese de una manera que resulta un inconveniente para ti, pues sólo conseguirás agravar el problema.

 

Crear un entorno tranquilo y silencioso

Para que tu perro deje de ladrar a los vecinos, es muy útil crear un entorno tranquilo y relajado para él.

Hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a crear este entorno. Por ejemplo, puedes mantener cerradas las cortinas y persianas para que tu perro no vea ni escuche a los vecinos.

También puedes poner música relajante para perros, bien asociada con anterioridad, o quizás utilizar una máquina de ruido blanco para ayudar a bloquear los sonidos del vecindario valorando su conveniencia previamente.

Aquí tienes un video con música que lo relajará:

 

YouTube video

Además, también es importante que te asegures de que tu perro tiene cubiertas sus necesidades básicas tanto físicas como mentales.

Respecto a los paseos, los perros que no salen suficiente, algo que a veces ocurre con facilidad cuando viven en chalets con jardín, pueden aburrirse e inquietarse, lo que puede favorecer la aparición de ladridos u otros comportamientos no deseados.

 

Conclusión

Ladrar a los vecinos puede ser un comportamiento frustrante para los guías de un perro.

Este comportamiento puede deberse a varios factores, como el aburrimiento, el miedo, la ansiedad, la excitación o la necesidad de llamar la atención.

La clave para detener este comportamiento es identificar la causa subyacente y tomar las medidas adecuadas para abordarla.

Con paciencia y constancia, entendiendo a tu perro, cubriendo adecuadamente sus necesidades, abordando el problema no sólo directamente sino también indirectamente asegurando su bienestar diario, puedes ayudar a tu perro a que deje de ladrar a los vecinos y crear un entorno tranquilo y pacífico para todos.

Leer: Motivos por los que un perro se escapa de casa

Mi perro lame el suelo

Mi perro tiembla y se esconde

Qué hacer si mi perro ladra por la noche

Mi perro ladra cuando me voy

Picture of Enrique Solís (LealCan Adiestramiento)
Enrique Solís (LealCan Adiestramiento)

Especialista en adiestramiento canino.
Educación de cachorros y modificación de conducta a domicilio.
Cursos y Seminarios
646 444 555 – info@lealcan.com

¿Quieres mejorar la relación con tu perro?

Curso de adiestramiento canino en Madrid
Curso de adiestramiento canino online